“En cualquier momento se puede ir todo a la mierda y va a estar todo bien”, dice Maxi Mason, cantante y guitarrista de Error y Los Proxys en relación al recorrido musical de su banda, que arrancó con rumbo electrónico y hoy enfunda un estilo de canción enérgica y breve de estética lo-fi. “Lo de nosotros no sé qué sería ahora. Supongo que el formato canción es lo que une a la banda” analiza Maxi, que también pone su voz en los proyectos Oblinof Kohara y Payaso Cagar Trompada.

Junto a Juan Ignacio Ortiz en batería –también integrante de Telefunken- y Germán Anido –de Somoza Descontrol- en bajo, el trío publicó a mediados de este año el disco Albert Proxy, un conjunto de canciones de pulso indie y esencia melancólica editado por el sello local Tuamalanpak Records.

¿Qué es lo que más les interesó de este nuevo disco?

Juan: Este disco no tiene melodías. La guitarra es rítmica, rasgueada, electro-acústica. El bajo solamente acompaña y la batería también es simple, entonces esta bueno como para arrancar y después irse para otros lados.

German: Grabar en casa fue muy importante, no tenés que ir a un estudio. O si vas es para algo específico, como grabar la batería, que es lo más complicado. De esta manera uno lo puede hacer con más dedicación.

¿A qué se debe la corta duración de los temas?

Juan: Viene de la mano de que no tenemos solos: el lapso que duraría un punteo ya no existe, por eso son tan cortos.

Germán: Yo diría: ¿porque tienen que ser largos? Sería más de lo mismo.

Maxi: Duran lo que tienen que durar.

¿Cómo surge ese estilo tan característico de cantar, enérgico pero al mismo tiempo melancólico?

Maxi: Más que músico me considero un fan de la música y de un montón de músicos en general. Estoy aprendiendo. Me hace sentir bien cantar así y supongo que es lo que me ha hecho perdurar con esa forma. Las influencias son innumerables: Fred Durst de Limp Bizkit, Joey Ramone, Nekro, Morrissey y sobre todo Ricky Espinosa.

¿En qué momentos escribís?

Maxi: No sé, cuando salen esas canciones, es un ejercicio diario. Por ahí estas cantando una canción de antes y se viene una melodía nueva.

¿Cómo ven la escena under local?

Maxi: Para mí es genial. Que haya diez millones de bandas está buenísimo, que alguien alquile su casa y de pronto la abra y sea una fiesta. El arte es una creación de una realidad concreta que trasciende cualquier práctica política-social. Cualquier movimiento artístico tiene esa posibilidad de emerger nuevas conciencias de subjetividades, nuevas visiones más allá de tu discurso, de tu género. Ese espacio que vos estas generando está cambiando algo en vos mismo y en los que te ven, y eso es lo más importante. Para mí, la verdad que es un momento re lindo acá en La Plata a nivel artístico y musical.

¿Y cómo se ven a futuro?

Maxi: No hay un límite dentro de la banda. Este primer disco salió así, lo más seguro es que las cosas después cambien. Ninguno de los tres se ve haciendo lo mismo, repitiendo alguna fórmula o perteneciendo a algún género.