Por Maximiliano Ceci

“La suspensión de Montezanti es un paso más en la justicia federal bahiense, que siempre estuvo muy  contaminada, más en lo que respecta en los juicios de lesa humanidad. Era de una gravedad mayúscula su lugar de camarista, no sólo por estar implicado en la Triple A, sino por haber integrado los servicios de Inteligencia”, dijo a Contexto Eduardo Hidalgo, Secretario de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos

Se refería así a la decisión del Consejo de la Magistratura de iniciar la apertura del procedimiento de remoción, suspensión y acusación ante el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, al juez Néstor Luis Montezanti, vocal de la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca.

“La decisión de la magistratura, además de ser un acto de justicia, fue una decisión muy valiente frente al espacio de encubrimiento que existe en la Ciudad. Yo la llamo ‘La bahía del silencio’, en referencia al título de la novela de Eduardo Mallea”, expresó Hidalgo.

“El reportaje que sacó La Nueva Provincia tiene la misma lógica. No es de extrañar que un diario que tiene un historial golpista desde  el 55, publique una página completa en que si uno lee bien se encuentra con que el 50 por ciento está escrito en la clave de los informes de Inteligencia de los ‘70. Hablan de una sociedad enferma, al igual que declaran los militares en los juicios”, agregó.

“fue una decisión muy valiente frente al espacio de encubrimiento que existe en la Ciudad. Yo la llamo ‘La bahía del silencio’.”

Durante el plenario, que tuvo lugar en la sala Lino Palacio del edificio de la calle Libertad 731, la acusación, enjuiciamiento y suspensión de Montezanti sumó 11 votos, es decir, más de los dos tercios que se requieren para iniciar la apertura del jury (en total son 13). Votaron a favor los consejeros Gabriela Vázquez, Julián Alvarez, Jorge Candis, Anabel Fernández Sagasti, Adriana Donato, Héctor Recalde, Gustavo Valdés, Ángel Rozas, Ruperto Godoy, Pablo González y Miguel Piedecasas. Los únicos consejeros que no votaron a favor del inicio del jury de enjuiciamiento fueron Leónidas Moldes y Luis María Cabral, representantes de los jueces.

“Como jueza lamento que no me acompañen mis colegas en esta decisión”, dijo la presidenta del Consejo de la Magistratura, Gabriela Vázquez, mientras emitía su voto, y agregó: “Montezanti tenía conductas propias de personal castrense con los empleados judiciales de Bahía Blanca, y la desarticulación de la secretaría de Derechos Humanos de la Cámara demuestra su falta de compromiso con los valores democráticos”.

Por su parte, Adriana Donato, representante de los abogados, señaló que las de Montezanti “fueron conductas muy graves”, al tiempo que la diputada del Frente para la Victoria, Anabel Fernández Sagasti, recordó que “en Mendoza se está juzgando a dos camaristas por acusaciones similares a las de Montezanti”.

“Queremos jueces imparciales, con espíritu y valores democráticos. No podemos tapar el sol con la mano, todos conocemos la situación de Bahía Blanca. Somos un país que tiene como bandera los derechos humanos y sobre todo las políticas de Memoria, Verdad y Justicia”, agregó.

“Queremos jueces imparciales, con espíritu y valores democráticos. No podemos tapar el sol con la mano, todos conocemos la situación de Bahía Blanca.”

Por su parte, el consejero y diputado del FPV, Héctor Recalde sostuvo que “fueron muchos los trabajadores que sufrieron la persecución en Bahía Blanca” y por ellos es necesario “conocer la verdad y que se haga justicia”.

De esta forma, quedó aprobado el dictamen de la Comisión de Disciplina y Acusación, y ahora resta que se constituya el jury de enjuiciamiento, que es un órgano creado en la Constitución Nacional cuya atribución consiste en enjuiciar y remover a los magistrados y agentes fiscales.


Los cargos[quote_recuadro]

 

El juez Montezanti, docente y presidente de la Cámara Federal de Bahía Blanca, es investigado por su participación en 22 homicidios cometidos por la organización paramilitar conocida como Triple A entre 1974 y 1975, causa que llevan los fiscales Miguel Palazzani y José Nebbia. Además, se lo acusa de haberse desempeñado como agente de inteligencia durante la última dictadura cívico-militar.

Al plenario llegó un dictamen de 88 páginas que propone el inicio del Jury por “mal desempeño en sus funciones” y que fue impulsado por el consejero y secretario de Justicia, Julián Álvarez.

Mientras esta votación transcurría en el segundo piso del Consejo de la Magistratura, más de 50 trabajadores del gremio judicial Sitraju pedían el enjuiciamiento de Montezanti y el fin de los maltratos, y chiflaron a los consejeros Moldes y Cabral cuando justificaban su voto en contra. En la puerta del edificio, más trabajadores judiciales pedían lo mismo con carteles que decían “Justicia para los que trabajan en la Justicia. No al acoso, no a los socios de la represión. Chau Montezanti”.

“Es la segunda vez que me toca estar en el Consejo de la Magistratura y la verdad que me dio una gran satisfacción. Es una sensación de reparación que una persona que ha hecho tanta daño se lo suspenda del lugar en donde se toman decisiones tan importantes. Han pasado muchos años de impunidad”, dijo a Contexto Alejandra Santucho, integrante de H.I.J.O.S. Regional Bahía Blanca, que estuvo presente en el momento de la votación.

El juez también enfrenta investigaciones por delitos de lesa humanidad, y la semana pasada el juez federal subrogante de Bahía Blanca, Alejo Ramos Padilla, lo declaró en rebeldía después de que por tercera vez no se presentara a dar declaración indagatoria.

[/quote_recuadro]