Por Contexto

“Primero quiero presentarles a las abuelas a las que le llegó la buena noticia: la abuela María, la abuela Angelita. Dos luchadoras que van a tener la dicha de abrazar a su nieta”, dijo, haciendo ademanes hacia un lado, Estela de Carlotto al presentar, en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo, a las abuelas de la joven restituida a su verdadera identidad, la nieta 117, hija de Walter Hernán Domínguez y Gladys Cristina Castro, dos militantes del Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) de Mendoza desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar. Las abuelas son María Domínguez y Angelina Catterino y, sentadas junto a la presidenta de la entidad, brillaban de felicidad. Más allá, el tío Osiris Domínguez y la prima de la joven que acaba de recuperar su verdadera identidad se mezclaban con otros nietos recuperados, como Leonardo Fossati Ortega, Manuel Gonçalves Granada y Horacio Pietragalla Corti.

La joven que restituyó su identidad nació en cautiverio en marzo de 1978. En 1994, el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza entregó a Abuelas una denuncia anónima sobre una niña nacida en marzo de 1978 y que había aparecido en el hogar de una pareja mayor, de un día para el otro. Ese fue el primer dato. Pero “la dificultad para reconstruir las huellas que el terrorismo de Estado borró impiadosamente hizo que el hallazgo se demorara veintiún años más”, recordó Carlotto.

Información más completa fue derivada por Abuelas en 2009 a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI), “para que pudieran investigar, con el ímpetu impreso desde 2003 a resolver los crímenes cometidos por el terrorismo de Estado”. Y el 16 de julio último, la nieta de María y Angelina accedió a realizarse un estudio para establecer su identidad. El jueves pasado, 27 de agosto, el Banco Nacional de Datos Genéticos informó a la CONADI que era la hija de Walter y Gladys.

“Es una dicha. A veces hay una resistencia, pero en este caso no la hubo. La chica sabía que no era hija de ese matrimonio, pero no sospechaba esto”, contó Carlotto a la prensa. “Sabemos que va a tener un comienzo lindo y que va a ser un futuro precioso para ella y estas abuelas. Nosotros decíamos que no queremos irnos sin tener un abrazo con nuestros nietos. Ahora ellas van a tener los brazos llenos”, completó.

“Las abuelas son dos luchadoras, llenas de cariño, que la van a mimar mucho”, culminó Estela. “Falta mucho por hacer”, dijo, y exhortó a que “nada de lo que se hizo vuelva para atrás. Nada, ni un pasito atrás”.

Militancia, amor e identidad

Walter y Gladys fueron secuestrados el 9 de diciembre de 1977 en Godoy Cruz, Mendoza. La mujer cursaba el sexto mes de embarazo y desde entonces no se supo nada más de ellos. Ella estudiaba Diseño, él Arquitectura. Ella trabajaba en una panadería. Él era chofer de colectivos. Ambos eran militantes del PCML.

“Son 37 años que estamos esperando esto”, dijo emocionada María Domínguez, madre de Walter y abuela de la nieta 117. “Espero que nos conozca, porque todavía no la conocemos, y que esté bien con nosotros”, agregó. Angelina se sumó a la dicha, y recordó la lucha que significó dar con su nieta.

“Por pedido de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, saludo a la familia, a las abuelas, y nos congratulamos con esta nueva identificación que aporta a la construcción de la identidad de nuestro pueblo y a la construcción de la verdad tan difícil que con dolor hemos podido enfrentar. Es maravilloso poder compartir en estos tiempos esta Argentina que, como dijo la presidenta, la sabremos considerar con el tiempo”, dijo en la conferencia de prensa el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda. “Que nuestra nieta 117 tenga a sus abuelas es lo más hermoso que nos puede pasar”, concluyó.

El militante de H.I.J.O.S. Capital, Carlos Pisoni, apuntó: “La nieta 117 recupera su identidad en un país que amplía derechos y es muy distinto al que existía cuando ella fue apropiada por los agentes del terrorismo de Estado. Es un gran avance que nos impulsa a seguir adelante en la búsqueda de todas las personas que desean conocer sus orígenes”.

En tanto, el diputado nacional por el Frente para Victoria y nieto recuperado Horacio Pietragalla celebró el encuentro en la red social Twitter: “Hoy somos una +. Bienvenida nieta 117!”, escribió. Y completó: “Son las cosas lindas que pasan en esta Argentina. Desde 2003, son 41 nietas y nietos los que recuperaron sus identidades. Bienvenida 117. Gracias a nuestras abuelas y al apoyo de nuestro proyecto político seguimos restituyendo”.