Falsas ofertas laborales y desaparición de mujeres

Falsas ofertas laborales y desaparición de mujeres

Las falsas entrevistas laborales en las redes sociales son una de las formas de engaño de la trata de personas. “Este delito afecta a quienes por distintos motivos se encuentran en situación de vulnerabilidad”, explican desde el Programa Nacional de Rescate.

597
0

Por Florencia Abelleira

Hace más de una semana que desapareció Rut Ávila Zambrana y nada se sabe de ella. Sólo hay una pista que puede llegar a servir en su búsqueda: en su celular se encontró un mensaje de texto que decía que fuera a una casa de la calle 11 N° 313, entre 38 y 39, por un asunto laboral. Rut es estudiante de Ingeniería, tiene diecinueve años y el martes 18 salió de su casa del barrio San Carlos, La Plata, rumbo a la Facultad, pero nunca regresó.

Su familia y amigos ya se movilizaron dos veces a la Fiscalía en 7 entre 56 y 57 para reclamar por la aparición de la joven. También los acompañaron organizaciones estudiantiles que marcharon hacia la gobernación de la provincia de Buenos Aires para exigir a las autoridades que agilicen los mecanismos de búsqueda frente al temor de estar ante un nuevo caso de trata de personas en Argentina.

Por el momento está trabajando la DDI de búsqueda con todas las DDI de la provincia, ya que hasta el momento no descartan ninguna hipótesis sobre el motivo de su desaparición.

Desde las fiscalías de La Plata explican que para saber si el caso de Rut fue un secuestro o si se trata de una huida voluntaria hay que estudiar la vida de la víctima y saber en qué círculo se maneja y cuáles son sus costumbres. Lo primero que hay que hacer es empezar a desandar el camino que hizo y ver a las personas con las que ha tenido contacto para saber si la capturaron o voluntariamente se escapó porque tuvo algún conflicto. Además, aseguran que hay que estudiar si ha tenido algún tipo de incidente, por mínimo que fuese, porque una discusión puede causar diversos efectos según cada persona.

Si bien no hay un perfil delineado que coincida con aquellos que desaparecen tanto por decisión personal como cuando son privados de su libertad, explican que la mujer en sí es más vulnerable, pero cuando se la pone intencionalmente en un estado de vulnerabilidad. Por ejemplo, a raíz de un embarazo, la pérdida de un ser querido, tener que hacerse cargo de una familia, un desencanto amoroso, cualquier situación que pueda servir para que alguien se aproveche de ese estado de la persona que facilita su secuestro.

Engaños virtuales

Aún no se sabe con certeza si tiene que ver con la desaparición de esta joven la oferta laboral que recibió en su celular, pero no es la primera vez que una mujer termina siendo abusada, explotada sexualmente o asesinada luego de acudir a una entrevista de trabajo.

En marzo de este año, uno de los femicidios que trascendió en los medios fue el caso de Daiana García, una joven que salió de su casa para ir a una entrevista laboral en Palermo, pero nunca regresó. Su cuerpo apareció días después, dentro de una bolsa de arpillera, a la vera de la Ruta 4, en Llavallol.

Algo similar sucedió con Araceli Ramos, de diecinueve años, que fue a una entrevista de trabajo en Caseros el lunes 30 de septiembre de 2013. Diez días más tarde, se encontró su cuerpo en un descampado de Crovara y General Paz, Villa Madero, dentro de un bolso, envuelto en varias bolsas de consorcio anudadas.

En La Plata, uno de los casos de femicidio más conocidos es el de Sandra Ayala Gamboa, una joven peruana de veintiún años que estaba buscando trabajo como niñera. El viernes 16 de febrero de 2007 salió de la pensión donde se hospedaba para encontrarse con un supuesto empleador. Una semana después la encontraron violada y asesinada en Rentas – Archivo del Ministerio de Economía (actual ARBA).

Vanesa Lorenzetti, coordinadora del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de las Personas Víctimas del Delito de Trata del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, explica que “en cuanto a la experiencia del Programa Nacional de Rescate, los modos de captación más frecuentes son, en primer lugar, las ofertas laborales engañosas, ya sea su fin la explotación sexual como laboral, por abuso de situación de vulnerabilidad y engaño por noviazgo, aunque también se desarrollan captaciones vía rapto”.

en la experiencia del Programa Nacional de Rescate los modos de captación más frecuentes son, en primer lugar, las ofertas laborales engañosas, ya sea su fin la explotación sexual como laboral.

Por lo general, esta problemática afecta a mujeres en situaciones social y económicamente apremiantes, según explica Lorenzetti, y agrega que “sobre todo afecta a quienes por distintos motivos se encuentran en situación de vulnerabilidad”.

Respecto de los sistemas de captación, estos pueden ser por medio de las redes sociales, la privación ilegal de la libertad –es decir, cuando se secuestra a alguien de la vía pública– o redes de trata de personas.

Las ofertas laborales se encuentran dentro del engaño a través de redes sociales o avisos, aunque este último mecanismo ya no es habitual porque deja rastro. En cambio, en las redes lo que se publica puede ser borrado, por eso es que se está utilizando sobre todo este medio para la captación antes que los avisos gráficos.

El rol de los medios

En las fiscalías de La Plata, expertos en el tema explican que, si la ausencia es voluntaria, la visibilización y sobreexposición mediática que se hace alrededor de una desaparición es positiva, porque estos sirven como método de presión para que la víctima reaparezca si está escondida. Si está privada de la libertad, los medios no son útiles porque los secuestradores se sienten presionados. Entonces, si desde el Estado se tiene pistas de dónde puede estar y en manos de quién, puede resultar contraproducente.

Por último, los especialistas explican que, si hay alguien que quiere captar a una persona, lo primero que va a hacer es alejarla de todo su entorno, por eso hay que estudiar su comportamiento para saber si se está aislando. Si es así, hay que abordarla y empezar a tratar de que cuente lo que le está pasando, siempre desde un abordaje terapéutico y no desde lo inquisitivo, porque sino la persona se va a cerrar y no se va a poder prever su desaparición.

“es para tener en cuenta que, ante una propuesta laboral, hay que tratar de no concurrir solas, que puedan ir acompañadas, o dejando los datos a alguien de su confianza”, dice Lorenzetti.

Por su parte, Vanesa Lorenzetti explica que no es tarea fácil hacer recomendaciones para evitar que más mujeres sigan desapareciendo, porque la trata de personas es un delito complejo, donde pueden estar implicadas varias personas actuando en distintas etapas del proceso y también cambiando sus modos de actuar.

“Pero es para tener en cuenta que, ante una propuesta laboral, hay que tratar de no concurrir solas, que puedan ir acompañadas, o dejando los datos a alguien de su confianza. Que cuando obtengan una oferta laboral puedan efectuar un contacto seguro, realizar una búsqueda de datos de quien le está ofreciendo ese trabajo, y, si es una empresa, verificar si existe.”