Una aventura, una novedad, una alternativa, una marca y una identidad. Todo eso fue Radio Estación Sur desde sus comienzos. Y partir de hoy, con el festejo de la primera década de vida, se convertirá ya en un clásico del éter de La Plata.

“Un 22 de agosto, hace diez años, se prendían por primera vez los micrófonos de Radio Estación Sur en la sintonía FM 91.7”, recuerda desde la página oficial de la emisora, al mismo tiempo que avisan que la celebración será un festival en el Centro Cultural Daniel Omar Favero, donde funciona hace tres años, en la esquina de 117 y 40.

“Es un montón de tiempo. Nunca nos habíamos imaginado llegar a este momento de la radio y a este momento del país”, dijo a Contexto Pablo Antonini, integrante del equipo de coordinación del lugar.

“Más allá de los cambios, siempre tuvimos en claro que este tipo de experiencias no pueden darse solas, que es necesario comprometerse con el contexto que te rodea, hablar de la realidad que te toca y, principalmente, participar desde los momentos históricos”, agregó.

“siempre tuvimos en claro que este tipo de experiencias no pueden darse solas, que es necesario comprometerse con el contexto que te rodea.”

Por eso, explicó Antonini, desde la radio se participó activamente del proceso que finalizó con la redacción de los veintiún puntos de la Coalición por una Radiodifusión Democrática, que fueron las bases de la nueva ley de medios.

Estación Sur nunca se planteó sólo como una radio, y desde el comienzo funcionó con el concepto de espacio cultural, de lugar de encuentro para bandas locales, artistas, intelectuales, y para todos los que llegasen con ganas de compartir una agenda y experiencia alternativa.

“La radio comienza como todo lo que surgió después de 2001, cuando no había dónde expresarse. Y por eso ahora nos pone orgullosos la cantidad de espacios y colectivos que tienen lugar en la radio. Es una construcción permanente”, explicó.

“Arrancamos como una radio popular ilegal y ahora tenemos toda una batería de reconocimientos y derechos que tienen que ver con la ley de medios y con las políticas de Estado”, continuó.

“La radio comienza como todo lo que surgió después de 2001, cuando no había dónde expresarse. Y por eso ahora nos pone orgullosos la cantidad de espacios y colectivos que tienen lugar en la radio. es una construcción permanente.”

Como parte de esas cosas “increíbles”, Antonini destacó “que exista una carrera de comunicación popular en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social, cuando antes nosotros éramos objeto de estudio” de los estudiantes. “Ahora, compañeros nuestros son docentes”, detalló.

En la previa, distintas voces fueron convocadas por la emisora para recordar “sus vivencias, el estrecho vínculo que mantienen hoy con el lugar y su visión del aporte social, político y cultural que brinda día a día este medio”.

Por ejemplo, Pablo Matías Vidal, integrante de Los Amorosos, una de las bandas que serán parte de la jornada, rememoró: “El primer show que hice fue en el Centro de Cultura y Comunicación de calle 50, antes de que se trasladaran al de calle 42. En esa época vivía en Ringuelet y encaraba siempre para ese lugar. En un momento me acerqué para pedir una fecha y ahí comencé a relacionarme de manera más frecuente con el espacio”.

Por otro lado, Bruno Pizzorno, quien fue parte del proyecto de Radio Estación Sur y también integra Los Amorosos, expresó: “Cuando me dijeron de participar por los festejos me puse contento, pero no dimensioné mucho”.

CRONOGRAMA:
14 hs – Inicio de radio abierta y transmisión a través de FM 91.7 y www.radioestacionsur.org.
15 hs – Ceremonia de la pachamama.
16 hs – Rosana Lofeudo (cantante e impulsora del Taller de la Buena Madera) y Pilu Pontano (Mister América, entre otros) interpretarán una fina selección de boleros.
17 hs – Los Amorosos: cuatro rockeros locales se unen en una cruzada acústica y pasional por el amor.
18 hs – Murga La Macanuda: desde Berisso trayendo los ritmos envolventes del Río de La Plata.
Además: inauguración de la exposición “A Flote”, con discos, libros y cuadros que se arruinaron con el agua en la inundación de 2013.