Por Florencia Abelleira

Ante la “emergencia hídrica” decretada por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, el tren sanitario Ramón Carrillo decidió frenar en la localidad de Luján y asistir a los evacuados y damnificados por las inundaciones.

Desde la semana pasada, sobre las vías del tren que atraviesa una de las ciudades más afectadas por el agua, están estacionados vagones pintados de blanco, celeste y azul, que por dentro no tienen asientos, sino consultorios médicos equipados para todo tipo de atención.

“El tren tiene una programación para ir a varios distritos de la provincia de Buenos Aires, pero, ante las inundaciones, decidimos llevarlo a Luján para brindarle a la población no sólo la asistencia cotidiana, sino, en el marco de la emergencia, poder dar una asistencia más urgente”, aclaró Néstor Moreno, director de Medicina Social del Ministerio de Desarrollo Social.

En estos momentos, el personal médico está abocado a la emergencia. En el tren se trabaja con demanda espontánea, atendiendo gente autoevacuada, y a la vez hay un equipo paralelo que baja a territorio.

El tren sanitario cubre diferentes áreas vinculadas a la salud, a la recreación y a problemáticas sociales. Las personas que se atienden allí pueden hacerse una radiografía, análisis de sangre, “hasta hay un taller óptico donde el paciente puede llevarse anteojos nuevos”, dijo Moreno. También hay un área donde se tratan problemáticas vinculadas a las adicciones, y se promueve el intercambio cultural y artístico a través de la Biblioteca sobre Rieles y el Cine Móvil.

“Nos encontramos con personas que no pudieron volver a su casa, o familias que perdieron todo y fueron evacuadas. La principal demanda es la atención pediátrica, la vacunación, algunos medicamentos que estaban faltando y algunos traslados.”

“Nos encontramos con personas que no pudieron volver a su casa, o familias que perdieron todo y fueron evacuadas”, explicó el médico, y agregó: “Fuimos a cada centro de evacuados donde estaban aquellos más vulnerables. La principal demanda es la atención pediátrica, la vacunación, algunos medicamentos que estaban faltando y algunos traslados. Los riesgos más grandes son las gastroenteritis que atacan a bebés y niños.”

Ahora, la situación más compleja es la vuelta a los hogares. Por eso se están haciendo talleres de higiene y prevención sobre la limpieza del hogar, el agua segura y los alimentos.

Vías de inclusión

El tren sanitario Doctor Ramón Carrillo pertenece a los Ministerios de Desarrollo Social y de Salud de la Nación, y cuenta con un equipo de especialistas en materia social y de salud, como trabajadores sociales, pediatras, ginecólogos, oftalmólogos y médicos en salud mental. “El tren es la manera más eficaz que tiene el Estado para trabajar. Si no tenemos un abordaje integral, seguro vamos a fallar, por eso trabajamos en conjunto con el Estado nacional, provincial y municipal. El tren Doctor Ramón Carrillo se traduce en la integralidad de un Estado presente”, expresó Néstor Moreno.

“Si no tenemos un abordaje integral, seguro vamos a fallar, por eso trabajamos en conjunto con el Estado nacional, provincial y municipal. El tren Doctor Ramón Carrillo se traduce en la integralidad de un estado presente.”

El tren fue creado por Eva Duarte durante el primer gobierno de Perón, luego estuvo parado por mucho tiempo, y retomó sus actividades en 2003, por decisión política del gobierno kirchnerista. Es un camino hacia la inclusión de pueblos, parajes y localidades pequeñas del país, y su nombre no es un detalle menor. El doctor Ramón Carrillo fue el primer ministro de Salud que asumió el cargo en 1946. “El nombre está vinculado con lo que profesaban Carrillo y Evita, cuando decían que el Estado debía hacerse cargo de la salud tomando a las personas como sujetos de derechos”, concluyó Moreno.


Relacionadas: 

Inundaciones: la incidencia del mercado inmobiliario