Por Roberto Álvarez Mur

A partir de un nuevo convenio firmado por los ministerios nacionales de Justicia y Derechos Humanos y Salud, los sobrevivientes y familiares de víctimas de la tragedia del boliche República de Cromañón podrán acceder a un programa de atención médica y psicológica integral en hospitales públicos porteños y bonaerenses. El acuerdo, sellado esta semana por los ministros Julio Alak y Daniel Gollán, establece de manera formal la creación de una red integral en el sistema público de salud que garantiza una línea prioritaria para la asistencia inmediata de los sobrevivientes de la tragedia que dejó un saldo de 194 muertos y más de 700 heridos.

El tema quedó en manos de especialistas que asisten a víctimas de la dictadura: el acuerdo establece que el Centro de Asistencia a las Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos “Dr. Fernando Ulloa”, perteneciente a la Secretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, será el centro de referencia para derivaciones, y desarrollará en la práctica una red de efectores de salud nacionales, que coordinará la contención y la asistencia prioritaria o de urgencia.

El Centro Ulloa cuenta con profesionales especializados en estrés postraumático, una de las mayores problemáticas de las victimas de Cromañón. En los años posteriores al incidente, al menos diecisiete sobrevivientes se suicidaron.

“Creo que hay muchos aspectos en los que aún se debe profundizar en cuanto al amparo que debería brindarse a los chicos que estuvieron allí y aún cargan con el trauma. Pero cualquier conquista como esta siempre es auspiciosa y debe celebrarse”, dijo a Contexto Juan Falcone, nieto de Estela de Carlotto, miembro del grupo La Caverna y uno de los grandes referentes de la lucha por los derechos de las víctimas de la tragedia.

“HAY MUCHOS ASPECTOS EN LOS QUE AÚN SE DEBE PROFUNDIZAR EN CUANTO AL AMPARO DE LOS CHICOS QUE AúN CARGAN CON EL TRAUMA. PERO CUALQUIER CONQUISTA COMO ESTA ES AUSPICIOSA Y DEBE CELEBRARSE”, DIJO FALCONE.

“Hay cuestiones referentes al amparo de los sobrevivientes que están reglamentadas en los hospitales, sobre todo de la Capital Federal, y que aún no se cumplen. Esto es una causa que sigue latente y hay que seguir avanzando”, agregó el músico.

A pedido de los familiares de víctimas y sobrevivientes de Cromañón, desde el año 2013 el “Fernando Ulloa” asiste a un número importante de damnificados con tratamientos en salud mental, para evitar las consecuencias que genera el desamparo.

Celeste Oyola, sobreviviente de Cromañón e integrante de la Coordinadora Memoria y Justicia x Cromañón, indicó que el convenio representa un “logro histórico de la mano de un Estado presente”.

Durante el acto que formalizó el convenio estuvieron presentes el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Martín Fresneda, el secretario de Salud Comunitaria, Nicolás Kreplak, el secretario de Promoción y Programas Sanitarios, Federico Kaski, la directora del Centro de Asistencia a las Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos “Dr. Fernando Ulloa”, Julieta Calmels, e integrantes de la Coordinadora Memoria y Justicia x Cromañón. También asistieron subsecretarios y directores de la cartera sanitaria nacional.

Prohibido olvidar

El 30 de diciembre de 2004 quedó marcado en la memoria colectiva de Argentina como una jornada fatídica, cuando el local de recitales República de Cromañón del barrio porteño de Once comenzó a incendiarse durante un concierto del grupo Callejeros. El incidente, originado por una bengala prendida entre el público, desató el fuego que no tardó expandirse a causa del material inflamable y las condiciones precarias en que funcionaba el boliche. A más de una década de la tragedia, han sido procesados tanto los miembros de Callejeros, como el titular del boliche Omar Chabán, quien murió en noviembre del año pasado mientras cumplía su condena.


Relacionadas:

Gotas de lluvia y lágrimas