Por Maximiliano Ceci

El caudal máximo de agua cayó entre la 1:30 y las 2 de la mañana. Cuarenta milímetros en ese lapso bastaron para que quienes se inundaron el 2 de abril de 2013 no pudieran volver a dormirse cuando el viento zumbaba y las gota se estrellaban en sus ventanas. Los barrios Altos de San Lorenzo, San Carlos, Aeropuerto, Sicardi, Villa Garibaldi y Villa Elisa fueron los más afectados por el temporal de la madrugada de ayer.

Las redes sociales estallaron con fotos y videos que mostraban cómo sus calles se transformaban nuevamente en ríos mientras otros vecinos entraban en pánico al bajarse de sus camas y zambullir los pies en el agua que se había filtrado por la puerta. También le recordaban al intendente su rol de hace dos años: “Bruera no invirtió en Obras Hidráulicas pero sí en bolsas anti lluvia para proteger sus boletas”, ironizó un usuario de la red social Twitter que publicó una imagen de la boleta electoral con la cara del intendente dentro de la bolsa de nylon en que se reparten, flotando en la calle.

Las redes sociales estallaron con fotos y videos que mostraban calles transformadas en ríos.

Fernando Carlos, el titular de Defensa Civil de La Plata, mediante un comunicado por su canal oficial de Youtube expresó que sólo “hubo algunas llamados por anegaciones de calles, que socorrimos y dimos presencia para dar tranquilidad”, e inconvenientes con ramas y un poste de luz en Altos de San Lorenzo del que “se hizo cargo la empresa prestadora de electricidad”.

Los arroyos: temor más que solución

Según el servicio de medición del municipio, en zona norte, con Villa Elisa a la cabeza, se registraron más de 90 milímetros de precipitaciones y fue uno de los barrios más afectados. En la mayor parte del resto de la ciudad llovieron entre 70 y 80 milímetros.

Vecinos de San Carlos, que viven en las inmediaciones del Arroyo Pérez, se quejaron por la crecida del cauce en la zona de 143 y 45. Las zonas más afectadas de San Carlos fueron las calles 146 entre 49 y 50, 50 y 146, 46 y 143, y 46 entre 145 y 146, donde estuvo bloqueado el tránsito porque las calles estaban anegadas y la circulación de vehículos generaba olas que rompían contra las casas.

Las localidades de Parque Sicardi y Villa Garibaldi, zona de humedales, también carece de proyección de obras hidráulicas. “Está todo inundado”, se quejaron los vecinos que denunciaron que las calles de 7 a 22 estaban intransitables y que muchos autos y casas en construcción quedaron bajo el agua como la pasada inundación del 2 de abril.

“Está todo inundado”, se quejaron los vecinos de Sicardi que denunciaron que las calles de 7 a 22 estaban intransitables.

En Los Hornos, frente a la falta de respuesta de Defensa Civil, los vecinos intentaron aliviar el arroyo Regimiento que se encontraba tapado de pajonales que impedían la circulación del agua. La zona afectada fue en la interseción de las calles 72 y 142. En la zona aledaña, en gran parte de Altos de San Lorenzo, el agua alcanzó los cincuenta centímetros.

Por su parte, Villa Castells estuvo inundada en la intersección de  6 y 49, 7 y 497, y en 488 de 5 hasta 10. En ese lugar, en 2012 se ganó el presupuesto participativo para entubar el arroyo paralelo a calle 493, que alivia el cauce del arroyo Rodríguez. Pero al año siguiente la Municipalidad dijo que la obra no era viable. Cada lluvia fuerte deja en evidencia la falta de infraestructura, acotan los vecinos.

En la ciudad se está llevando a cabo el Plan Maestro de Obras Hidráulicas, financiado por el Ministerio de Planificación Federal y diseñado por la Dirección de Hidráulica del Ministerio de Infraestructura de la provincia de Buenos Aires, basándose en estudios de la Universidad Nacional de La Plata.

La suma total que se derivó a la provincia a través de la ley provincial 14.527, aprobada en octubre de 2014, es de 1.973 millones de pesos para todas las obras hidráulicas recomendadas por estudios de la Facultad de Ingeniería de la UNLP, de los cuales se ejecutaron 552 millones hasta marzo pasado.

Pese a ser obras que encabeza el Gobierno nacional, el intendente Pablo Bruera se las adjudicó en su folletería de campaña. Sin embargo, en el caso de Villa Castells, la intendencia frenó un proyecto votado por los vecinos y en Los Hornos descuidó la limpieza de los arroyos, escurridores naturales del agua, todas obras que ayudaría a la planificación hidráulica.


Relacionadas:

El Estado nacional avanza con las obras hidráulicas en La Plata – Reunión por el avance de las obras hidráulicas en La Plata – El cemento no absorbe