Por Roberto Álvarez Mur

“A todos y todas en todos lados les envío este llamado. Les manifiesto esta rabia. Les comparto la furia enamorada de estas palabras de lucha”, expresa un pequeño folletín con fragmentos de Josué “Ioshua” Belmonte, el poeta queer del conurbano fallecido hace un mes. Lo reparte el sello Nulú Bonsái, responsable de la publicación de gran parte de su obra, y una de las más de treinta editoriales independientes que forman parte de Librósfera. La exposición comenzó su programación ayer en el hall del rectorado de la Universidad Nacional de La Plata, donde decenas de personas circularon para aventurarse en las novedades y alternativas que la producción autogestiva de tinta y papel ofrece al mercado comercial saturado por los pesos pesados de la industria.

“Esta es una editorial hogareña de libros artesanales con tiradas iniciales de cincuenta ejemplares numerados y de reimpresión por demanda, lo que implica que los libros nunca se agotan”, se define la editora Barba de Abeja, que ofrece sus ejemplares en presentaciones estéticas de diseño a mano, para dar luz a autores de renombre como William Burroughs, Henry Thoreau o extravagancias como el chino-americano Li-Young Lee. “Los libros están confeccionados completamente a mano y tienen las siguientes características comunes: interiores en papel bookcel de 80 gramos, impresión láser, en cuadernillos cosidos a mano y refilados; cada ejemplar está numerado correlativamente y forma parte de una edición de cincuenta ejemplares, y se presentan en bolsa de plástico con cierre hermético”, explicaba a los curiosos que se acercaban a su stand Eric Schierloh, editor a cargo.

Eric, junto a Francisco Magallanes de la prometedora editorial platense Club Hem y el referente de la firma Mil Botellas, fueron los encargados de encabezar una de las actividades del primer día de Librósfera, dedicada a nuevas formas de pensar el emprendimiento editorial, desde la perspectiva del escritor como artífice de su propia publicación y su dirección hacia el público.

LA EXPOSICIÓN, ORGANIZADA POR LA EDITORIAL DE LA UNIVERSIDAD DE LA PLATA (EDULP), OFRECE UN ESPACIO DE ENCUENTRO CON UN ASPECTO DEL MUNDO LITERARIO POCO CONOCIDO A NIVEL MASIVO Y QUE POSEE MÚLTIPLES POSIBILIDADES Y MODOS DE CONCEBIR EL ACCESO A LIBROS PARA EL PÚBLICO.

La exposición, organizada por la Editorial de la Universidad de La Plata (Edulp), ofrece un espacio de encuentro con un aspecto del mundo literario poco conocido a nivel masivo y que posee múltiples posibilidades y modos de concebir el acceso a libros para el público. Librósfera no es una feria típica, es “más bien todo lo contrario. Es una propuesta para darle espacio a las editoriales independientes y de las Universidades que van quedando afuera de los eventos tradicionales”, había adelantado el director de Edulp, Facundo Ábalo.

La primera jornada del evento contó con la presencia del reconocido periodista Víctor Hugo Morales, quien asistió para presentar su trabajo Mentime que me gusta, en compañía de la decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social y actual precandidata a intendenta de la ciudad de La Plata, Florencia Saintout. La disertación del famoso locutor radial formó parte de la programación de diversas actividades y espacios de debate que se desarrollarán durante el 5 y 6 de agosto.

librósfera 2

Entre los foros de poesía y narrativa local emergente, talleres especializados en producción editorial y mesas de debate sobre nuevas exploraciones de la literatura, tendrá lugar además una mesa focalizada en el género de la crónica, a cargo de los periodistas Cristian Alarcón y Federico Bianchini, responsables de la popular revista digital Anfibia. En tanto, también aterrizarán en Librósfera autores de la talla de Fabián Casas, Juan Becerra y Guillermo Saccomanno. El telón final del jueves estará a cargo de la voz líder del grupo La Portuaria, Diego Frenkel, quien otorgará música para dar cierre a esta constelación de letras, tinta y papel.


Relacionadas: 

“Librósfera”, una feria para todos y todas