Pitucardi – Expediciones científicas vol. I

El músico y artista visual lleva la canción popular hacia el kitsch y el absurdo. Por JB

328

Los primeros 20 segundos de “Melón ramita”, el tema que abre el disco debut de Pitucardi, suena como si el soundtrack de Volver al futuro hubiera sido adulterado por algún ente psicodélico de montaña. Pero en vez de sabotearlo todo, el grado de desquicio de ese prefacio deforme marca los vectores de un trabajo intrincado pero sorpresivo. Pitucardi, que es artista visual y forma parte del grupo La Pandilla del Verano, evita la solemnidad para maniobrar la canción popular con buena dosis de humor a través de un formato lo-fi colorido, kitsch, y casi siempre enérgico. El histrionismo con el que se abalanza sobre “Melón ramita” o “Traidora pecadora” (donde asume con total despecho: “Así es como me siento, como una boluda afuera del mundo”), rápidamente se transforma en un vehículo para surfear las turbulencias de sus propios estados de ánimo, saltando de un bolero lisérgico como “Las cosas” (con la voz invitada de Lea Franov, el contrapunto femenino ideal para el tono grave de Pitucardi) hacia una balada sintética e introspectiva como “Nuevo”. Sin embargo, cuando se vuelca a la samba brasilera -como en la equilibrada y sutil “Blanca”, que arranca tan solo con una guitarra y una percusión ligera, y con el correr del tiempo va ganando cuerpo y dimensión- el compositor parece alcanzar la mejor versión de sí mismo.

[bandcamp width=100% height=120 album=14306915 size=large bgcol=ffffff linkcol=0687f5 tracklist=false artwork=small]