Por Eduardo Aller

“Era el Papa el que hablaba, pero podría haber sido Evo Morales, Correa, Cristina Kirchner o Fidel”. Esta frase, que pertenece al embajador argentino en Bolivia, Ariel Basteiro, sirve pare resumir lo que dejó el discurso de Francisco en Santa Cruz de la Sierra: el sumo pontífice eligió Sudamérica para dejar a un lado lo pastoral y detallar en profundidad su idea política del mundo.

Cuando el país todavía no salía de la euforia que generó la visita de Bergoglio, el diplomático atendió el llamado de Contexto en su oficina de La Paz, desde donde confirmó que las palabras del religioso argentino “superaron la expectativa que tenían los movimientos sociales y el Gobierno anfitrión”.

“Es un cambio muy profundo con respecto a lo que venía diciendo la Iglesia. Es un Papa que conoce claramente los intereses que hay en juego, que hay un poder económico que crece al costo de empobrecer a los pueblos”, consideró Basteiro.

Según el ex diputado nacional, el líder del Vaticano “puso en falta a la jerarquía eclesiástica” al “elogiar y felicitar a los presidentes de la región por las políticas de inclusión”, y al llamar a los movimientos sociales a conseguir las “tres t: tierra, techo y trabajo”.

“Puso en falta a la jerarquía eclesiástica” al “elogiar y felicitar a los presidentes de la región.”

El representante político de Argentina ante la República Plurinacional también advirtió que hubo un fragmento del mensaje papal que no fue demasiado difundido porque cuestiona a “los monopolios mediáticos”.

“Fue muy duro contra los medios de comunicación concentrados, a los que criticó por inculcar el consumismo a cualquier precio y como valor fundamental”, destacó, siempre en diálogo con este medio. “Claro que un Papa que habla de revolución no es bien recibido por todos esos sectores”, agregó.

Un perdón de cinco siglos

Otra de las partes ineludibles del documento leído por el ocupante del sillón petrino fue el perdón que pidió en nombre de la Iglesia Católica por las atrocidades cometidas contra los pueblos originarios de América, tras la llegada de los españoles al mal llamado “Nuevo Continente”.

“Fue muy duro contra los medios de comunicación concentrados, a los que criticó de inculcar el consumismo.”

“Que haya hecho una autocrítica con lo que sucedió en esa época es un hecho de una envergadura impresionante para un pueblo con raíces indígenas como este. Hoy, todos los diarios tienen ese tema como principal”, continuó.

“Antes de la llegada del Papa, yo hablé con Evo y con su canciller, David Choquehuanca, y sabían que algo iba a decir pero superó las previsiones”, detalló. “En general, quedaron muy contentos porque lo consideraron un apoyo para su plan de Gobierno”, repasó. “También porque pudieron plantear la necesidad de una salida al mar”, concluyó.

Un reconocimiento negado

Una de las particularidades del paso del Papa por Bolivia fue que transcendió la cuestión católica y generó adhesión como referente social y político. Según Basteiro, eso lo logró desde el primer minuto de estadía con su reconocimiento al español Luis Espinal, un cura jesuita que fue asesinado el 22 de marzo de 1980 tras denunciar que se avecinaba un golpe de Estado.

“Queremos un cambio real, un cambio de estructuras. Este sistema ya no se aguanta.”

“Fue muy fuerte la decisión de, antes que nada, hacer un alto en el lugar donde apareció Espinal, que fue una figura muy querida por la izquierda pero negado sistemáticamente por la Iglesia boliviana”, explicó Basteiro.

Las últimas horas de Espinal comenzaron en 1978, cuando ayudó a derrotar a la dictadura de Hugo Banzer, y después en 1979, cuando comenzó a alertar sobre los peligros que corría, otra vez, la democracia en la que ya era su patria del corazón. Hoy, su crimen sigue impune.

[quote_recuadro]

LAS FRASES MAS “RUIDOSAS” DE FRANCISCO

– “Pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia, sino por todos los crímenes contra los pueblos originarios, durante la llamada Conquista de América”.

– “Necesitamos un cambio. Queremos un cambio real, un cambio de estructuras. Este sistema ya no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades, no lo aguantan los Pueblos. Y tampoco lo aguanta la hermana Madre Tierra”.

– “La concentración monopólica de los medios de comunicación social es otra de las formas que adopta el nuevo colonialismo”.

– “Ni el Papa ni la Iglesia tienen el monopolio de la interpretación de la realidad social ni la propuesta de soluciones a los problemas contemporáneos. Me atrevería a decir que no existe una receta”.

– “Cuando el capital se convierte en ídolo y dirige las opciones de los seres humanos, arruina la sociedad, condena al hombre, lo convierte en esclavo”.

– “La globalización de la esperanza, que nace de los Pueblos y crece entre los pobres, debe sustituir esta globalización de la exclusión y la indiferencia”.

– “Mantener la unidad frente a todo intento de división es necesario para que la región crezca en paz y justicia”.

[/quote_recuadro]