Por Eduardo Aller

En el complicado escenario para el campo que plantean Sociedad Rural y Confederaciones Rurales Argentina (CRA), el anunció sobre la reapertura de exportación de carne a los Estados Unidos pasó inadvertido; y lo más parecido a un elogio fue expresar su “escepticismo”. En cambio, para el sector más ligado a los medianos productores e industriales, fue una noticia “muy importante”.

Se trata del sector de ruralistas, empresarios y comerciantes nucleados en la Confederación General Económica, quienes señalaron lo ocurrido como “un triunfo político y diplomático en un tema muy sensible”.

“es un triunfo político y diplomático en un tema muy sensible.”

La opinión toma más valor si se tiene en cuenta que el presidente de ese espacio es Ider Peretti, ex titular de la Sociedad Rural de la ciudad santafesina de Morteros. “Soy  muy optimista con el impacto que puede tener este cambio en la economía argentina”, consideró el dirigente en diálogo con Contexto.

“Hemos logrado derribar una barrera que aparecía como una traba para los productores, que ahora tenemos que estar muy agradecidos al Gobierno y, especialmente, al canciller Héctor Timerman”, continuó Peretti.

En el mismo sentido se expresó Hugo Iturraspe, titular de la Sociedad Rural de Santa Fe, quien afirmó que “volver a exportar a Estados Unidos incentivará la cría” de ganado, al ser consultado por la agencia de noticias Télam al respecto.

En declaraciones a la prensa, Iturraspe afirmó que el hecho de que “Estados Unidos quiera importar nuevamente carne argentina es una noticia alentadora para el sector”, y aseguró que “la exportación no incidirá en los precios locales”.

“Lo que están queriendo los productores es tener los mercados de la carne para poner en movimiento la industria frigorífica. Esto es fácil de recuperar y es para beneficio de todos”, agregó el agrogremialista, quien además pidió bajar la preocupación con respecto a los precios del mercado interno.

“Los productores quieren tener los mercados de la carne para poner en movimiento la industria frigorífica.”

“No hay que alarmarse ni preocuparse, las ventas no incidirían en los precios locales, todo lo contrario, lo que se llevará a Estados Unidos son los cortes de novillos magros, pesados, que no comemos en Argentina”, detalló, siempre en diálogo con el mismo medio.

En concreto, el gobierno de los Estados Unidos anunció que, después de quince años, “permitirá la importación de carne fresca” proveniente de Argentina, según un aval del Servicio de Inspección de Salud Animal y Vegetal (APHIS, según su sigla en inglés) del Departamento de Agricultura de la administración de Barack Obama. La posibilidad también abarca a México y Canadá, que integran el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

“Se rompe con un mito”

Por fuera del sector rural, en el ámbito legislativo, la diputada nacional kirchnerista Andrea García se mostró muy satisfecha porque “es un hecho más que rompe el mito de mucha clase media de que la Argentina está aislada del mundo”

“Es nuevo mercado que se abre a los productores argentinos”, dijo la legisladora oriunda de Ameghino, en el interior ganadero bonaerense, en diálogo con Contexto. Si bien todavía falta un fallo de la Organización Mundial de Comercio, se descuenta que será en el mismo sentido que la APHIS, de considerar a la carne nacional “libre de aftosa con vacunación”.

”Los productores no quieren medidas de protesta, quieren medidas alternativas.”

La confirmación de Estados Unidos llegó en una semana de reclamos y movilizaciones convocadas por la dirigencia agraria. Para García, es una cuestión de intereses patronales. ”Los productores no quieren medidas de protesta, quieren alternativas paliativas, como subsidios al trigo o aperturas de crédito”, dijo.

Por último, se mostró confiada en que el campo apoyará al Frente para la Victoria en las urnas porque “sabe que este Gobierno es previsible y que siempre habrá una apuesta a la producción, tanto desde el Banco Nación como desde el Banco de la Provincia de Buenos Aires”. Con respecto a la oposición, habló de Mauricio Macri, a quien acusó de prometer para las elecciones “que se van a eliminar las retenciones sin decir cómo”.