Cuba y Estados Unidos: un pequeño paso y un gran salto

Cuba y Estados Unidos: un pequeño paso y un gran salto

En el camino para restablecer sus relaciones, ambos países anunciaron la apertura de embajadas. Quedan pendientes, entre otros temas, el fin del bloqueo y la restitución del territorio de Guantánamo.  

490
0
El presidente de Cuba, Raúl Castro, saluda a su par estadounidense, Barack Obama, en la Cumbre de las Américas en Panamá.

Por Héctor Bernardo

Los gobiernos de Estados Unidos y Cuba intercambiaron cartas protocolares para anunciar la reapertura de embajadas, lo que expresa formalmente el restablecimiento pleno de las relaciones. Este hecho es el primer paso para el acercamiento entre los dos países. Sin embargo, aún queda pendiente resolver varias cuestiones que no serán fáciles de saldar. El fin del bloqueo contra la isla y la restitución del territorio de Guantánamo, ilegalmente ocupado con una base militar, son los principales puntos a resolver para normalizar las relaciones.

El 3 de enero de 1961, Estados Unidos y Cuba rompieron relaciones. Poco después vendría una cadena de agresiones de Washington hacia la isla que durarían hasta la fecha.

Luego de 54 años, las dos partes comenzaron un proceso de diálogo para recomponer los vínculos. Las cartas mutuas que anuncian la reapertura de las embajadas para el 20 de julio de 2015 representan un avance clave en ese proceso.

En la carta dirigida al presidente Raúl Castro, el presidente Barak Obama manifestó: “Me complace confirmar, tras conversaciones de alto nivel entre nuestros dos gobiernos, y con arreglo al derecho y las prácticas internacionales, que los Estados Unidos de América y la República de Cuba decidieron reestablecer relaciones diplomáticas y misiones diplomáticas permanentes en nuestros respectivos países el 20 de julio de 2015. Este es un avance importante en el proceso de normalización, iniciado el pasado diciembre, en cuanto a las relaciones entre nuestros dos países y pueblos”.

Por su parte, el mandatario cubano le manifestó en su misiva: “Cuba se inspira asimismo en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, a saber, la igualdad soberana, el arreglo de las controversias por medios pacíficos, abstenerse de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, la no intervención en los asuntos que son de la jurisdicción interna de los Estados, el fomento de relaciones de amistad entre las naciones basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y la cooperación en la solución de problemas internacionales y en el desarrollo y estímulo del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos”.

Es un avance importante. Sin embargo, todavía queda mucho por transitar. El bloqueo económico A Cuba por más de cincuenta años no ha cesado y el presidente norteamericano no tiene la posibilidad de levantarlo. Otro punto a resolver es la ocupación ilegal de Guantánamo.

Este es un importante avance en el restablecimiento de las relaciones. Sin embargo, todavía queda mucho por transitar en este camino. El bloqueo económico que Cuba ha sufrido por más de cincuenta años por parte de Estados Unidos no ha cesado y el presidente norteamericano no tiene en sus manos la posibilidad de levantarlo. Esa será una decisión que deba tomar el Congreso norteamericano, que está controlado por la oposición republicana.

Otro punto a resolver es la ocupación ilegal por parte de Estados Unidos del territorio cubano de Guantánamo. Allí funciona una base militar norteamericana que, además, se ha convertido en un centro clandestino de detención para las personas que el Pentágono considera sospechosas o enemigas. Guantánamo se ha transformado en una de las mayores ofensas a la soberanía cubana. A pesar de que Barack Obama prometió a principios de su primer mandato que la cerraría, cuando falta sólo un poco más de un año para el fin de su segundo período, la base sigue ahí.

También queda pendiente saber qué hará el gobierno norteamericano con los terroristas radicados en la Florida que han atentado contra Cuba en reiteradas oportunidades. El más conocido de estos atenados tal vez sea el cometido contra el avión de Cubana de Aviación, que en 1976 acabó con la vida de las 73 personas que viajaban en él. Los responsables de ese hecho, y muchos más, transitan las calles de Estados Unidos con total libertad: Luis Posadas Carriles y Orlando Bosch Ávila (quien falleció en 2011 sin responder ante la Justicia por sus crímenes), entre otros.

El restablecimiento de relaciones entre dos países que estuvieron en conflicto durante más de medio siglo implica un largo camino que no está libre de escollos. Una senda que sin dudas era necesario transitar.

El día para el que está programada la apertura de las embajadas, el 20 de julio, es el mismo en que se conmemorará la llegada del hombre a la Luna. Parafraseando la famosa frase del astronauta Neil Armstrong, se puede decir que este gesto de acercamiento entre Cuba y Estados Unidos es un pequeño paso para los presidentes Obama y Castro, pero un gran salto para la humanidad.


Relacionadas:

Obama reconoció que Cuba no es terrorista – Cumbre borrascosa – “En Estados Unidos ya piensan cómo se van a llevar el agua de esta región”“En América Latina hay bases militares y bases mediáticas”

COMPARTE