Por Florencia Abelleira

De nada sirven las denuncias que los vecinos del barrio José Hernández hacen para que los camiones municipales dejen de ingresar a las canteras de 25 y 514 y de 31 y 514, clausuradas por el propio municipio en 2012. Allí, los camiones que se encargan de recoger residuos orgánicos, como ramas y pasto seco, hacen descargas de residuos de todo tipo. “Los camiones de 72 horas no hacen selección de la basura, tiran de todo: desde ramas, hasta basura o perros muertos”, dijo una vecina integrante de la Asamblea “No más basural a cielo abierto en José Hernández”.

La semana pasada se le sumó a ese cúmulo de basura la descarga ilegal de residuos cloacales en la cantera de 25 y 514. Por eso el miércoles pasado se reunió la asamblea vecinal para tomar medidas. La principal decisión que acordaron es movilizarse el próximo viernes 3 de julio a las 11:30 de la mañana a las puertas de la Municipalidad, en 12 y 51, donde exigirán que el intendente Pablo Bruera firme un compromiso para el saneamiento de la cantera.

“También queremos que se firme el Convenio realizado por la UNLP que el intendente evade, que dejen de ingresar a las canteras los camiones del propio municipio y particulares, y que se realice el saneamiento de las mismas”, informaron desde la Asamblea.

Los vecinos de Hernández también siguen juntando firmas para remover del cargo de delegado comunal a Mariano Maluéndez, que, según ellos, nunca presenció ninguna asamblea ni propuso ningún tipo de iniciativa ante el conflicto.

“El miércoles 8 hay otra reunión a la que se invitará a todos los candidatos a intendente y a la Facultad de Ciencias Naturales a participar de un debate sobre las posibles soluciones al problema”, contó María Bessonart, referente de la Asamblea.

Mientras tanto, los camiones municipales se las ingenian para ingresar al predio por más que este fue clausurado por segunda vez el pasado abril, luego de que se incendiara y varios ciudadanos terminaran hospitalizados. Esta vez, según María Bessonart, hay una señora que tiene una casilla al lado de la cantera y deja pasar a los camiones con basura. Así es como en José Hernández continúa la paradoja en la que la municipalidad que clausura es la misma que infringe esa medida, y, como siempre, los que pagan las consecuencias son los trabajadores del barrio, que sostienen que vivir sin contaminación es un derecho que les pertenece.


Relacionadas: 

José Hernández: basura sobre basura – Ciudad limpia para pocos Ciudad verde, ¿para quién? Buscan restaurar el ambiente de las canteras de La PlataCon la basura, del barrio al municipioPiden cierre total del “basural a cielo abierto”La senda peatonal del Paseo del Bosque confronta con las políticas de inclusión