Por José Welschinger

El primer ministro de la República Helénica de Grecia, Alexis Tsipras, anunció por cadena nacional que no pagará un vencimiento de deuda externa de casi 1.600 millones de euros al FMI que vence hoy. También anunció que ya rige sobre el territorio griego la primera medida de control de capitales, limitando la extracción personal de dinero en los bancos a sesenta euros por día, y que el domingo el pueblo votará si acepta la última propuesta de pago de deuda de los acreedores o la rechaza.

“Si triunfa el NO, significa que el pueblo apoya al gobierno, que confía en su política, y que no teme salir de la eurozona. Sin embargo, los sectores responsables del hundimiento de Grecia están presionando y extorsionando fuertemente, ya que no pueden permitirse una derrota política frente al gobierno de Tsipras”, explicó a Contexto el sociólogo y analista político internacional, Pedro Brieger.

“Si triunfa el NO, significa que el pueblo apoya al gobierno, que confía en su política, y que no teme salir de la eurozona”, explicó Pedro Brieger.

La noticia anunciada por Tsioras por cadena nacional impactó inmediatamente en los mercados globales, generando caídas en la bolsa de España, Francia, Alemania, Singapur, Sydney y Hong Kong. Pero el reclamo heleno apunta a no pagar una deuda inmensa a costa del pueblo griego. Por eso, la medida de límite de extracción de capitales de los bancos no afectó el pago de jubilaciones, y el gobierno garantizó la gratuidad del transporte público urbano durante el plazo en el que rija esta medida, que podría extenderse hasta el referéndum del domingo.

La propuesta de los acreedores internacionales de Grecia, Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional (usualmente llamados “troika”), tiene intenciones de perpetuar sobre la república helena las políticas de ajuste aplicadas durante los últimos años. La respuesta de Tsipras fue someter esas condiciones al voto popular, a pesar de que una negativa podría dejarlos fuera de la UE.

“El primer ministro Tsipras está actuando en función del respaldo social con el que cuenta, ya que Grecia viene ajustando su economía desde hace años y la situación actualmente es alamarte: el 60% del pueblo no puede pagar la luz, y el gobierno intenta sacar al país de esa crisis”, explicó el docente e investigador del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Ángel Tello.

“El Primer Ministro Tsipras está actuando en función del respaldo social con el que cuenta, ya que Grecia viene ajustando su economía desde hace años y la situación actualmente es alamarte”, detalló Ángel Tello. 

Brieger coincidió. “Es notable cómo la situación social del país se fue deteriorando drásticamente: los comercios cerraban, los salarios se reducían, así como también las jubilaciones; y tanto la desocupación como la pobreza iban en aumento. Actualmente, el gobierno de Tsipras cuenta con un gran respaldo por parte de la sociedad, incluso puede decirse que el triunfo de Syriza (la Coalición de la Izquierda Radical), es una consecuencia del ajuste que el país viene sufriendo, ya que anteriormente el partido no superaba el 5% de los votos en las elecciones”, explicó.

“La gente ve que Syriza tiene claras intenciones de recuperar y mejorar las condiciones del país, que tiene intenciones de cumplir sus promesas, y que está buscando respuestas a la crisis por la que están atravesando”, completó Brieger, y remarcó un episodio que marca cuál es la voluntad del gobierno griego: “Un ejemplo de la gestión de Syriza está en la reapertura de la señal estatal de televisión, que había dejado de emitirse por falta de fondos”.

“la troika está aplicando un castigo ejemplar sobre Grecia por el triunfo de la izquierda. Con este plan de ajuste busca asfixiar económicamente a la gente”, dice Tello.

Para Tello, la troika FMI-BCE-CE “está aplicando un castigo ejemplar sobre Grecia a causa del triunfo de la izquierda. Con la aplicación de este plan de ajuste, lo que se busca es asfixiar económicamente a la gente”.

“En estos momentos se habla de una Europa a dos velocidades”, continuó Tello, y explicó: “Por un lado, los países centrales desarrollados, con una economía formal que sigue los lineamientos del Banco Central; y, por otro lado, las economías periféricas, que necesitan de otro sistema para solucionar sus problemas, con más intervención del Estado; y allí Grecia es un caso diagnóstico”.

“Esto es el resultado de una política de integración hecha en perjuicio de los países menos desarrollados, diseñada por los alemanes, que empuja constantemente hacia el ajuste”, continuó. Pero la cuestión de fondo es completamente política: “Se teme un efecto dominó de la posible salida de Grecia de la Unión Europea, que podría significar también la salida de otros países como quizás Portugal, o incluso Italia”.

“La tensión sobre este tema es realmente crítica, ya que lo natural sería que, de no conseguir el respaldo de la gente en el referéndum del 5 de julio, Tsipras tendría que abandonar su cargo al frente del gobierno, como anunció”, finalizó.

[quote_recuadro]

Relacionada: El renacimiento de la democracia europea viene por Grecia

StaianoPor Maria Francesca Staiano 

“Grecia es el país que dio origen a la democracia y, por lo tanto, debería dar una respuesta vibrante de democracia a la comunidad europea e internacional”. Así se expresó el Premier Tsipras en su parlamento el sábado 27 de junio para alentar al referéndum que los ciudadanos griegos irán a votar el próximo 5 de julio. Seguir leyendo…

[/quote_recuadro]