“Tengo el presentimiento de que Marita puede estar aquí”, dijo Susana Trimarco, la madre de Marita Verón, la joven tucumana desaparecida hace trece años, en la puerta del Club Náutico de la localidad santiagueña de Termas de Río Hondo, en donde la Policía realiza un procedimiento que se extenderá diez días. La mujer cree que el cuerpo de su hija puede estar enterrado en la casa que Rubén “La Chancha” Ale tiene en ese club de la provincia de Santiago del Estero.

“Tengo el presentimiento de que puede estar aquí, porque la información que se maneja es muy seria. Micaela (NdR: su nieta) se puso muy triste, estábamos muy ilusionadas de encontrar a Marita con vida después de trece años”, dijo Trimarco al observar las excavaciones que realiza un equipo forense de la Policía Federal Argentina (PFA).

Club Náutico de Termas de Río Hondo de Santiago del Estero, donde la PFA busca los restos de Marita Verón.
Club Náutico de Termas de Río Hondo de Santiago del Estero, donde la PFA busca los restos de Marita Verón.

El allanamiento fue ordenado por el juez federal de Tucumán Fernando Poviña en el marco de una nueva investigación que sigue una pista trabajada en la más estricta confidencialidad. El Club Náutico donde la Policía Federal lleva adelante las tareas de búsqueda está sobre el Lago del Dique Frontal de Termas de Río Hondo, ciudad turística de Santiago del Estero ubicada a 67 kilómetros de la capital provincial y a 90 de San Miguel de Tucumán, de donde es oriunda la familia Trimarco. El lugar es un complejo donde un lote pertenecería a los Ale.

“Puedo esperar todo del clan Ale”, aseguró Trimarco. “Ellos son gente muy perversa. No es la primera excavación que se hace. Fuí a Córdoba y La Rioja, pero ahí yo sabía que no la iba a encontrar. Pero ahora tengo una corazonada. Ha sido todo muy fuerte para mí”, completó.

“VIVIR CON ESTE CALVARIO ES UNA TORTURA QUE TENGO QUE ENFRENTAR. SE ME PARTE EL CORAZÓN, PERO QUIERO VERDAD Y JUSTICIA POR MARITA.”

“Todo esto es muy triste para Mica y para mí, pero tengo que enfrentar todo y que se hagan las medidas para que salga la verdad, porque vivir con este calvario es una tortura que tengo que enfrentar. Se me parte el corazón, pero quiero verdad y justicia por Marita”, agregó.

Trimarco destacó también que mientras se busca en la casa piensa y reflexiona “en el papel de la Justicia, que aún no dicta sentencia firme para los sinvergüenzas que la hicieron desaparecer –y que están libres–, y yo acá ante el frío y la incertidumbre”.

Durante el operativo, que estuvo a cargo de efectivos de la PFA de Tucumán, se realizó una excavación en un pozo ciego cercano a la casa que sospechan es del clan Ale. De acuerdo con la inspección, se estima que llevarán alrededor de diez días las tareas para desagotar el pozo de la casa que tiene apariencia de abandonada.

No es la primera vez que Trimarco asiste a un operativo, y ya estuvo presente en otras búsquedas de este tipo en Córdoba y La Rioja. A partir de la desaparición de su hija, la mujer se convirtió en una investigadora que puso al descubierto una escalofriante red delictiva de trata de personas. En su lucha ha desenmascarado redes de traficantes que operan en La Rioja, Tucumán, Buenos Aires, Córdoba y Santa Cruz, y logró recuperar la libertad de más de un centenar de víctimas. A varias de esas mujeres las asistió brindándoles contención y ayudándolas a reencontrarse con su familia con su Fundación María de los Ángeles, fundada el 19 de octubre de 2007.


Relacionadas:

Talleres y trata en La PlataNo a la trata: 8 mil mujeres rescatadas“Argentina está entre los países con más condenas por delito de trata”