Alarmante aumento de la violencia policial y carcelaria en la provincia

Alarmante aumento de la violencia policial y carcelaria en la provincia

Contexto accedió al informe anual que la Comisión Provincial por la Memoria presentará el lunes. Una cantidad de detenciones sin precedentes, medio millar de muertes en encierro y 20.000 casos de apremios ilegales, son algunos de los datos

556
0

Por Roberto Álvarez Mur

Un récord de 34 mil detenciones, más de 500 muertes en encierro y más de 20 mil hechos de tortura tuvieron lugar durante 2014 en la provincia de Buenos Aires. Estos datos, que dan cuenta de un alarmante aumento de la violencia institucional, policial y carcelaria en el territorio bonaerense, formarán parte del informe anual de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) que se dará a conocer el lunes y al cual Contexto tuvo acceso de manera exclusiva.

En detalle, el trabajo revela 34.156 detenidos y 548 fallecimientos en celdas y penales, con más de cien casos durante “abatidas en enfrentamientos”, según declaraciones de las propias fuerzas de seguridad. Asimismo, se detectaron 20.908 apremios y malos tratos, contenidos en los 9.822 hábeas corpus y acciones urgentes que se presentaron en el Poder Judicial sólo por la CPM.

El trabajo revela 34.156 detenidos y 548 fallecimientos en celdas y penales, con más de cien casos durante “abatidas en enfrentamientos”.

“Este verdadero sistema de la crueldad es la cara oculta de las políticas de mano dura y es la consecuencia de la demagogia punitiva”, expresó el organismo desde un comunicado, que además denuncia que la emergencia en seguridad decretada por el Gobierno provincial implicó “un aumento considerable de las detenciones arbitrarias y en el uso letal de la fuerza”.

Asimismo, la CPM agregó: “En la provincia de Buenos Aires nunca hubo tanto presos como en la actualidad. Este es el resultado más preocupante de la política criminal impulsada por el Gobierno de la provincia de Buenos Aires, que ha desencadenado una grave crisis en materia de derechos humanos”.

“Pero no es el único dato alarmante. A los indicadores de prisionalización se le suman otros vinculados al agravamiento de las condiciones estructurales de hacinamiento y superpoblación, y las prácticas de tortura que siguen siendo sistemáticas”, se amplió.

El informe se enmarca a pocos días de haberse dictado la primera condena del país por torturas en una penitenciaría. Fue en relación al caso de Brian Núñez, interno del penal de Marcos Paz, quien había sido golpeado y torturado por guardiacárceles federales en 2011.

Encierro y hacinamiento

Otros de los tópicos abordados es el hacinamiento de los detenidos y demorados. Según la CPM, al 1º de abril de 2015 había 1.060 camastros y 2.178 personas detenidas en comisarías bonaerenses, según el propio Ministerio de Seguridad. En La Matanza, el índice de sobrepoblación en comisarías asciende al 523% de su capacidad en promedio, y en Lomas de Zamora, al 470%.

Roberto Cipriano García, miembro de la CPM, afirmó que “el Informe Anual 2015 da cuenta de la crueldad de las políticas penitenciarias, de seguridad, de niñez y de salud mental, políticas regresivas en materia de derechos humanos que apelan a discursos demagógicos y soluciones fáciles que no resuelven los problemas, sino que los agravan”.

En La Matanza, el índice de sobrepoblación en comisarías asciende al 523% de su capacidad en promedio, y en Lomas de Zamora, al 470%.

“La tortura es una práctica sistemática, y la muerte de pibes jóvenes, una consecuencia inevitable de la desatención sanitaria y las violencias. Para estos sectores pobres captados por el sistema penal, no hay derechos”, completó.

En tanto, Adolfo Pérez Esquivel, co-presidente de la CPM, indicó: “La lucha por los derechos humanos no tiene que ver sólo con lo que pasó durante la dictadura, sino también con lo que pasa hoy. No puede haber tortura en democracia, y por eso hay que denunciarla”.

La CPM presentará el Informe el próximo lunes 22 de junio a las 16hs. en el Teatro Coliseo Podestá de La Plata. Familiares de víctimas de la violencia policial de todo el país, organizaciones sociales de lucha contra la violencia policial y penitenciaria, y referentes del movimiento de derechos humanos acompañarán el acto. Además, estarán presentes representantes de los mecanismos de prevención de la tortura de las provincias de Chaco, Mendoza, Salta y Río Negro.