Pérez – La hora de los pájaros

La banda profundiza su línea de canción frágil y emocional. Por JB

549

En tan sólo un disco -su debut homónimo, del año 2010-, Pérez logró definir su identidad basada en una síntesis efectiva: canciones que arrastran la naturaleza lineal del indie-rock de guitarras pero desde una esencia pop pregnante, de mirada detallista y estribillos intensos, de esos que se cantan con los ojos apretados. Esa fórmula los posicionó como uno de los grupos más hiteros y de mayor convocatoria a la sensibilidad femenina de la ciudad, trascendiendo las fronteras rígidas del rock en un gesto renovador y expansivo dentro de una escena capaz de girar en círculo sobre sí misma.

La hora de los pájaros, su tercer disco, sigue profundizando esa línea de canción frágil y emocional -que en 17 canciones para autopista, de 2012, encontró un desarrollo demasiado extenso- sin mucha sorpresa, pero con pequeños gestos innovadores: en “Rompimos todo”, las percusiones electrónicas y un teclado intermitente y pastoso definen el aroma solitario de la canción; en “No hay mucho más que eso” los sintetizadores transpolan a Pérez al sonido de esta década; o en “Al despertar”, donde el cantante Ramiro Sagasti parece cantar desde una nebulosa entre baterías electrónicas y silencios pronunciados, sueltan un link directo hacia Charly García, una de sus máximas influencias.

Es probable que ninguno de estos nueve temas esté a la altura de los mejores de su cancionero, pero vale la pena escuchar la confección de estas piezas que suenan trabajadas al detalle, y que encuentran en las guitarras de Matías Zabaljáuregui su punto más atractivo, como en la coda de “La noche no terminó” o en “No hay mucho más que eso”, en donde pellizca las cuerdas de manera histérica e incisiva en un solo final al mejor estilo Nels Cline.

[bandcamp width=100% height=120 album=3953924573 size=large bgcol=ffffff linkcol=0687f5 tracklist=false artwork=small]