Carlos Ciappina

Nadie podría responderse aquellas preguntas lógicas desde la lógica. Nada de eso… El bautismo de fuego de la Fuerza Aérea se hará contra el propio pueblo Argentino. ¿Dónde? En la Plaza de Mayo, en el centro de la capital de la nación; una Plaza de Mayo colmada de gente, de pueblo.

Así, Buenos Aires se convertirá en la primera ciudad abierta del mundo en ser bombardeada por la aviación sin declaración de guerra, sin estar el país en conflicto armado externo o interno. Las propias Fuerzas Armadas argentinas bombardearon y ametrallaron a los civiles que se reunían en la Plaza de Mayo.

Imaginemos a la Fuerza Aérea francesa bombardeando París; o la norteamericana haciendo lo propio en Washington. Aun Guernica (aquella ciudad abierta devastada por los fascistas) fue bombardeada por la aviación alemana e italiana, pero no la española.

La explicación de fondo admite dos razones profundas: odio de clase y necesidad de reconfigurar el orden económico y social del país a diez años del gobierno peronista.

¿Cómo fue esto posible? ¿Qué es lo que inauguró?

La explicación de fondo admite dos razones profundas: odio de clase y necesidad de reconfigurar el orden económico y social del país a diez años del gobierno peronista.

El peronismo había trastocado profundamente las estructuras de la Argentina agropastoril: el programa del peronismo estatizó y nacionalizó las empresas y recursos considerados clave para la economía nacional, afectando la tradicional hegemonía del capital británico y sus socios locales; centró su política exterior en una posición equidistante de los Estados Unidos y la URSS (lo que en la práctica, habida cuenta que Perón no era un comunista, significaba mantener a raya el imperialismo norteamericano, en especial en América Latina); reformuló el sistema de comercio exterior, quitándole a las casas exportadoras de granos y carnes el monopolio de la negociación de nuestra riqueza agroexportadora y redireccionando esos ingresos hacia la industrialización nacional, reduciendo profundamente la rentabilidad de la élite terrateniente (los que creían ser dueños “naturales” de la nación y su pueblo) y obligándola por primera vez en su historia a reconocer la autonomía y la conducción de un Estado que no era “de ellos” sino de los intereses de la nación.

Esta transformación profunda del comportamiento económico tradicional de la Argentina va de la mano (en una unidad indisoluble) de la política consistente en la sanción de un conjunto de medidas de mejora laboral y social de una profundidad inédita: una legislación obrera que garantizó, alentó y profundizó la organización sindical y transformó a la clase obrera en el actor político-social clave del primer peronismo, en su sostén y también, por qué no decirlo, en la garantía de las conquistas alcanzadas en ese período.

El salario y las condiciones laborales dejaron de ser una atribución disciplinadora de los patrones y comenzaron a ser negociados entre sindicatos y empresarios bajo la regulación estatal. La sanción del Estatuto del peón rural visibilizó a los verdaderos hacedores de la riqueza de la “Argentina de la edad de oro”. La riqueza que esa élite creía que era obra suya se basaba en el tratamiento casi esclavizado de cientos de miles de trabajadores rurales que mal vivían y mal comían, mientras sus patrones despilfarraban la riqueza por ellos generada en paseos por Europa y en la construcción de castillos traídos piedra por piedra de Francia.

En la esfera social (asociada a la laboral), el peronismo ajustará su política a la frase que pronunció Eva Perón: “Allí adonde hay una necesidad, hay un derecho”. Miles de escuelas, cientos de hospitales públicos, cientos de hogares-escuela para niñas/niños, alimentos, juguetes y ropa para millones de niños que siempre habían visto desde “la ñata contra el vidrio” la ropa de cama, los dulces y los juguetes como objetos de lujo.

En la esfera social (asociada a la laboral) el peronismo ajustará su política a la frase que pronunció Eva Perón: “allí adonde hay una necesidad, hay un derecho”.

La idea y la práctica de que vivir bien es un derecho garantizado por el Estado y no la incierta realización de una dádiva de beneficencia para aquellos que agachan la cabeza y agradecen la limosna de quienes usufructúan la riqueza de la nación se instala como certeza en las clases populares a partir del peronismo.

La educación entendida como derecho y la realización del ideal del ascenso social a través de la misma se profundiza: la educación universitaria deja de ser paga y los niveles de cobertura en la educación técnica y secundaria se amplían como nunca antes para darles lugar a los hijos de los trabajadores.

Si no se comprende la profundidad del trastocamiento social que significó el peronismo, no puede comprenderse el bombardeo de Plaza de Mayo de junio de 1955.

Los aviones de la Armada y de la Fuerza Aérea que llevan (inequívoco mensaje de complicidad con la jerarquía católica) dibujada la insignia “Cristo Vence” son el instrumento brutal de la “vieja Argentina”. Los pilotos ven que la Plaza está colmada de gente (se calculan 30.000 personas que estaban arribando), pero no les importa, o, a lo mejor, lo prefieren: sus bombas y metrallas asesinan a los que osaron querer cambiar el orden de los dueños tradicionales de la nación, los terratenientes, la jerarquía católica y las Fuerzas Armadas, fieles custodios de la propiedad, la familia y el orden social piramidal.

Si no se comprende la profundidad del trastocamiento social que significó el peronismo, no puede comprenderse el bombardeo de Plaza de Mayo de junio de 1955.

Los aviones que bombardean la Plaza de Mayo son también la herramienta de la clase política tradicional que se suma al golpe militar para derrocar al gobierno que había logrado obtener el voto popular. Detrás de los aviones y las bombas están los civiles que se llaman paradógicamente “democráticos”. Conspiran con los militares y avalan los bombardeos, políticos como Miguel Angel Zavala Ortiz, de la UCR, Américo Ghioldi, del Partido Socialista, junto a Adolfo Vicchi, del Partido Demócrata Nacional, y Mario Amadeo y Luis María de Pablo Pardo, del Nacionalismo Católico.

Los aviones que bombardean la Plaza de Mayo son también la expresión de un profundo odio de clase: el pueblo, durante el primer peronismo, había comenzado a ocupar el centro de la escena política; las mujeres, individual y colectivamente, se incorporaron también a la vida política de la mano de esa figura intragable para la élite que fue Eva Duarte de Perón; las plazas, los cines, el teatro, la cultura, los lugares de veraneo, las Universidades, comenzaron a llenarse de pueblo. Para la élite, tradicional beneficiaria de un país para pocos, la “negrada”, el “aluvión zoológico” que ahora consumía, disfrutaba, iba al cine y se mostraba orgulloso por las calles se volvió una imagen insoportable.

Si no se los podía derrotar con el voto, pues bien, no estaba mal bombardearlos: 9.500kg de bombas, bombas de fragmentación de trotyl, miles de balas 7,62 y 20 mm sobre la población pacíficamente reunida… El piloto de la Marina Carlos Enrique Carus es el último que debe pasar sobre la Plaza. Ya no tiene bombas ni balas, pero en su odio antipopular arroja sobre la gente reunida los tanques de repuesto llenos de combustible. Cientos de litros de combustible transforman la Plaza en un infierno de fuego y decenas de trabajadores mueren incinerados.

¿Y que ocurrió con los pilotos que asesinaron a 364 personas y dejaron heridas a más de 800? Nada. Absolutamente nada. Se exiliaron en Uruguay, donde fueron recibidos como héroes por el gobierno antiperonista de Battle. Volvieron en setiembre de 1955, luego del golpe de la “Revolución Fusiladora” y fueron recibidos (aquí también) como héroes. Durante décadas fueron tratados como “libertadores” por la prensa hegemónica y los partidos tradicionales de nuestro país.

¡Los asesinos fueron tratados como republicanos y demócratas! Y no es casualidad que sus nombres se reiteren en los genocidios posteriores. Participaron en los bombardeos de junio de 1955 Osvaldo Cacciatore (futuro intendente de Videla en Buenos Aires), Emilio Massera y su hermano Carlos Massera, Horacio Mayorga, Carlos Suárez Mason; futuros genocidas y represores de la última dictadura…

Los bombardeos de Plaza de Mayo son también la punta del iceberg del círculo que llevó a una dictadura tras otra: partidos políticos antipopulares, jerarquía eclesiástica, corporaciones militares y medios de prensa hegemónicos asociados no sólo para impedir que un partido popular (el peronismo) se sostuviera en el poder, sino también (y más importante) para destruir el orden económico-social y la movilización popular que el peronismo inauguró.

Los asesinos y sus cómplices civiles nunca fueron juzgados y ni siquiera recibieron la repulsa de la sociedad civil. Esta impunidad habilitará su participación en nuevos golpes y nuevas experiencias represivas. Por eso, el 16 de junio también es una fecha para confirmar y reiterar MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA.


 

Relacionadas: 9 de junio de 1956 – 9 de junio de 2015 – El fusilamiento de Valle