Por María Luján Venier
Desde Río Negro

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, logró imponerse al senador nacional Miguel Pichetto y continuará al frente del Ejecutivo provincial por cuatro años más. Según el recuento provisorio, Juntos Somos Río Negro (JSRN), la fuerza que conformó para estas elecciones, obtuvo el 52,7% de los votos contra el 33,9% del Frente para la Victoria (FPV). Lejos se ubicó el Frente Progresista de la senadora Magdalena Odarda que obtuvo el 10,22% y la Unión Cívica Radical (UCR), que postulaba a Horacio Masaccessi, con apenas el 3,10%.

El triunfo de Weretilneck fue contundente. Ganó en casi todas las ciudades grandes salvo en Roca que fue para el Frente para la Victoria. La diferencia de casi seis puntos no alcanzó a revertir la tendencia que fue clara apenas dos horas después de cerrado el escrutinio.

Pichetto reconoció su derrota alrededor de las 20. En su discurso eximió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner del resultado adverso en Río Negro. “La presidenta ha hecho mucho en Río Negro, llevando adelante un proceso de gestión importante con obras de envergadura, como la Ruta 22 y la 23, la Universidad de Río Negro y la inclusión para muchos sectores sociales, como también la generación de empleo y el crecimiento de la actividad económica; de ninguna manera imputo el resultado al gobierno nacional”, dijo el senador.

Una de las ciudades en las que mayor respaldo obtuvo Weretilneck fue en Cipolletti, localidad en la que fue intendente durante dos períodos (entre el 2003 y el 2011). Alcanzó una diferencia de 41 puntos mientras que en Bariloche, donde también consiguió una fuerte victoria, ganó por 22 puntos. En Viedma, la capital de la provincia, sumó 8 puntos positivos.

Con estos resultados, Juntos Somos Río Negro tendrá mayoría propia en la legislatura provincial.

El triunfo de Weretilneck fue contundente. Ganó en casi todas las ciudades grandes, salvo en Roca que fue para el FPV. La diferencia de casi seis puntos no alcanzó a revertir la tendencia que fue clara apenas dos horas después de cerrado el escrutinio.

En Cipolletti, donde montó el centro de cómputos y festejó, Weretilneck agradeció a los rionegrinos por el apoyo que le brindaron y dijo que priorizaron “una provincia unida”.

Alberto Weretilneck llegó al gobierno rionegrino como candidato a vicegobernador  de Carlos Soria (FPV). Asumió al frente del Ejecutivo casi un mes después cuando el exgobernador fue asesinado por su esposa. Con Pichetto mantuvieron una relación tensa hasta que Weretilneck deslizó su simpatía por el entonces en asenso intendente de Tigre y líder del Frente Renovador, Sergio Massa, momento en el que la alianza con el FPV se terminó de quebrar.

Luego, Weretilneck decidió  crear una fuerza netamente provincial y alejarse –al menos en su discurso- de cualquier referente político a nivel nacional.

Al festejar su triunfo, el domingo a la noche, en Cipolletti y junto al vicegobernador Pedro Pesatti, ratificó esta posición: “Río Negro está más unida que nunca y es una sola. Hoy podemos decir que hay un proceso de integración consolidado”, aseguró.

“Dejamos atrás a los que piensan que dividiendo se gobierna, pero hay que destacar y reconocer de los opositores la experiencia como dirigentes. Hoy cada una de las ciudades son protagonistas del cambio. La tarea no está concluida hay que resolver todos los problemas que nos aquejan”, cerró Weretilneck en un salón colmado de dirigentes y simpatizantes.


 

Relacionadas: