Por Leandro Gianello

El Tribunal Oral Federal de Mar del Plata comenzó a juzgar a once acusados –diez civiles y un militar retirado– por los ocho asesinatos y otros delitos de lesa humanidad cometidos cuando formaban parte de la Concentración Nacional Universitaria, CNU, entre febrero de 1975 y marzo de 1976. El juicio, a cargo de los jueces Elbio Osores Soler, Víctor Horacio Bianco y Luis Alberto Imas, se reanudará el próximo 23 de junio y contará con el aporte de unos doscientos testigos.

El proceso busca determinar la responsabilidad de José Luis Granel, Juan Carlos Asaro, Luis Roberto Coronel, Roberto Alejandro Justel, Mario Ernesto Durquet, Raúl Rogelio Moleón, Juan Pedro Asaro, Marcelo Arenaza, Fernando Alberto Otero y Raúl Viglizzo, acusados de integrar una asociación ilícita y responsables de homicidio calificado.

Otro de los imputados es el por entonces fiscal Gustavo Modesto Demarchi, que estuvo prófugo de la Justicia hasta 2012, cuando fue extraditado desde Colombia. Ahora enfrentará la acusación del Tribunal Oral en lo Criminal Federal marplatense.

Las acusaciones contra los imputados se sucedieron luego de que el jefe de la CNU, Ernesto Piantoni, muriera en marzo de 1975 tras una operación de Montoneros contra la organización paraestatal terrorista, que concentraba los ataques represivos a estudiantes universitarios.

Con el cadáver aún tibio de Piantoni, los responsables de la CNU marplatense planearon una serie de crímenes en venganza por la muerte de su líder, y en las horas posteriores asesinaron a Enrique “Pacho” Elizagaray, miembro de la Juventud Universitaria Peronista, JUP, a su tío, el teniente retirado Jorge Enrique Videla, y sus hijos, Jorge Lisandro y Guillermo Enrique.

En tanto, otro grupo armado secuestraba en su casa y en presencia de su esposa al cirujano Bernardo Goldemberg, dejando el cuerpo en las afueras de la ciudad, mientras que a fines de abril de 1975, en el sur de la ciudad, son hallados con numerosos impactos de bala los restos sin vida del contador público Daniel Gasparri y de Jorge Alberto Stoppani.

El último caso, por lo que se juzga a los integrantes de la CNU, tuvo lugar durante el mes de mayo de 1975, cuando ocurrió el asesinato de María del Carmen Maggi, decana de la Facultad de Humanidades y secretaria general de la Universidad Católica durante esos años.

Su cuerpo fue encontrado de manera casual en cercanías de Mar Chiquita, a unos treinta kilómetros al norte de la ciudad de Mar del Plata, un día antes del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.

La CNU, movimiento parapolicial vinculado a las estructuras del aparato represivo estatal que, en el período previo a la última dictadura cívico-militar, implementó persecuciones, secuestros, torturas y desapariciones.

Para el juicio, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), a través del programa Justicia por Delitos de Lesa Humanidad, realizó un importante aporte de documentación proveniente del archivo de la ex DIPPBA, Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, que demostró la vinculación directa entre el accionar de la CNU y las fuerzas represivas que luego actuaron en el golpe de Estado de 1976.