Por Roberto Álvarez Mur

“Una de las cosas más obvias y evidentes que hay en la actualidad Argentina, como legado de San Martín, es la idea de la unidad latinoamericana. La idea de organizar una patria grande, internacional, autosuficiente en el mejor sentido de la palabra, con recursos de capital humano para contrarrestar la explotación exterior. Eso es algo que a simple vista, se mantiene en nuestra actualidad política y social”, fueron las palabras de Felipe Pigna, uno de los historiadores argentinos más significativos de los últimos tiempos, en diálogo con Contexto. En el marco de un nuevo trabajo de investigación sobre la vida del José de San Martín, Pigna expresó su perspectiva sobre el rol de la historia en el escenario político contemporáneo, cómo el revisionismo se convirtió en un eje fundamental para la realidad actual y el legado del Libertador aún vigente en las políticas de Estado.

El autor de libros como Evita, jirones de su vida o Lo pasado pensado, presentó su obra más reciente, A la voz del gran jefe, donde repasa los aspectos más silenciados de la vida de San Martín, reubica su figura exaltada e inalcanzable construida por la tradición conservadora y lo retrata como un luchador popular, ninguneado por el poder centralista criollo y perseguido por sus ideas latinoamericanistas.

“En los últimos años de nuestro país hay una continuidad de un pensamiento de defensa de lo nacional, cuyo origen podemos observarlo con claridad en San Martín”.

En esta línea, el reconocido historiador expresó: “En los últimos años de nuestro país hay una continuidad de un pensamiento de defensa de lo nacional, cuyo origen podemos observarlo con claridad en San Martín. Es un combate permanente, ya que hay que recordar que el proyecto que él defendía políticamente perdió en manos de lo unitarios, de los centralistas y volvió a resurgir en estos últimos años gracias a las políticas de soberanía y consolidación del Estado”.

“Creo que a través de las políticas de gobierno que se generaron a partir de la llegada del kirchnerismo hay un cambio de paradigma muy claro en cuanto a la perspectiva de la historia”

Desde la irrupción de los trabajos de Pigna en la esfera literaria, académica y mediática, se generó una fuerte renovación del interés popular en el estudio de la historia. La introducción de un enfoque interpretativo vinculado con los valores democráticos de las luchas y procesos históricos y despojados de los tradicionalismos militares, aportó una bocanada de aire fresco a una nueva generación de público en busca de nuevas ideas y verdades. El autor de Los Mitos de la Historia Argentina explicó la relación de este fenómeno con los quiebres culturales surgidos en la última década: “Creo que a través de las políticas de gobierno que se generaron a partir de la llegada del kirchnerismo hay un cambio de paradigma muy claro en cuanto a la perspectiva de la historia, incluso ya desde el 2001. En ese entonces tocamos fondo y la gente se empezó a preguntar, por causas más remotas, qué fue lo que había pasado. En ese aspecto, sin duda, las políticas de Memoria, Verdad y Justicia contribuyeron a que la gente recurra al pasado como un modo de comprender los problemas de la sociedad y sus posibles vías de resolución, ya no desde el lugar acartonado de lo que se enseñaba tradicionalmente en la primaria”.

“sin duda, las políticas de Memoria, Verdad y Justicia contribuyeron a que la gente recurra al pasado como un modo de comprender los problemas de la sociedad y sus posibles vías de resolución”

En tanto, Pigna manifestó las disputas por el poder que en la actualidad enmarcan al revisionismo histórico: “Además, aun con los avances conquistados, hay una corriente mediática muy fuerte en contra de las lucha por la verdad y la justicia. Sin embargo, los procesos de cambio continúan y esto tiene que ver con que ya no estamos hablando de una moda o un boom pasajero, sino con una voluntad social y política, que más allá de lo que le indiquen ciertos sectores de poder mediático que, por supuesto, jamás van a fomentar la verdad histórica, porque no les conviene”.

 

[quote_recuadro]

Mujeres e historia

Hace algunos años publicaste el libro Mujeres tenían que ser (2011), respecto del rol de la mujer en la historia argentina ¿Qué observación te merece, en la actualidad, las discusiones que se están desarrollando sobre violencia de género?

 —Justamente ese libro lo escribí para recordar la barbarie que se ha cometido con las mujeres en la historia argentina. El libro recorre, de alguna manera, tanto las grandes injusticias como el espíritu rebelde de la mujer. Creo que es fundamental participar de estas discusiones políticas, cuando aún tenemos más de 300 femicidios por año, y que siguen siendo catalogados por cierta prensa como “crímenes pasionales”, de manera aberrante. Quien crea que hemos avanzado mucho tiene razón, pero también hay que decirle que hay que seguir luchando.

[/quote_recuadro]