Para reclamar por más recursos descentralizados y más autonomía al momento de resolver los problemas vecinales de todos los días, el Movimiento Evita de La Plata realizó anoche su primer encuentro de delegados barriales, donde no faltaron críticas a la gestión de Pablo Bruera en materia de urbanización, educación y fomento de la producción local.

La jornada estuvo encabezada por los legisladores provinciales Emilio “Taka” López Muntaner (senador FPV) y Gustavo Di Marzio (diputado FPV); y por los concejales Florencia Saintout, Guillermo “Nano” Cara y Ludmila Kostiuk (del bloque FPV Nacional y Popular).

El primer orador fue presentado como Héctor, del hogar “Pantalón Cortito”, quien explicó que la convocatoria también tenía como objetivo transmitirle a Saintout, como candidata a intendenta del kirchnerismo local, las propuestas del Evita para mejorar la situación de “los barrios profundos” y de “una periferia que creció sin ningún tipo de planificación”.

En ese marco, dijo que la prioridad es conseguir que “el delegado deje de ser un mero administrador para pasar a tener una función institucional” y que “el vecino participe en su elección” porque es “el funcionario más cercano a la gente”. Para esto, explicó, sería necesario cambiar la ley provincial que rige a los municipios.

Después de Héctor, otros referentes del espacio se sucedieron en el micrófono para explicar los diferentes puntos de la plataforma del movimiento para “cambiar” la ciudad. Así explicaron, una a una, las ideas para que, por ejemplo, “el Presupuesto Participativo no sea un dibujo de los funcionarios”.

Sobre el PP, el cuestionamiento más fuerte fue que “ya no sirve para responder a las necesidades concretas” porque “está digitado de antemano” y se trasformó en una manera de presentar obras de infraestructura que “igual deberían hacerse”.

También reclamaron que “la educación, la salud y el trabajo dignos tengan prioridad en la gestión municipal”, porque “donde hay una necesidad nace un derecho”. En tanto, pidieron “garantizar, con decisiones concretas, el derecho a la tierra y a la vivienda digna”.

Con respecto a lo habitacional, se recordó que la Comuna adhirió a la Ley de Hábitat bonaerense pero que no activó los mecanismos para hacerla cumplir, como los consejos de vecinos y una “banco de tierras” para emprendimientos sociales “y no especulativos”.

“El reconocimiento del rol de las mujeres con la creación de una secretaría específica” fue otra de las demandas que se escucharon en un colmado salón de actos del Club Dardo Rocha, sobre la calle 5 bis, entre 519 y 520.

Aquí el relato se detuvo para hablar de los femicidios como “la principal problemática en salud” y sobre la necesidad de que las tareas para frenarlos “sea una política de Estado”. La mención también incluyó un llamado a sumarse a la concentración nacional que tendrá lugar el 3 de junio en la plaza del Congreso bajo la consigna Ni Una Menos.

Asimismo, recordaron que los trabajadores del cinturón frutihortícola no tienen “un respaldo efectivo” e hicieron hincapié en que “la juventud carece de un protagonismo real”.

Foto: Alejandro Palladino
Foto: Alejandro Palladino

A su turno, Saintout agradeció el apoyo recibido para su candidatura y la confianza depositada en su figura para hacer realidad cada una de las necesidades relatadas. “Es un enorme placer compartir actividades con estos compañeros y compañeras que se identifican con el nombre de aquella mujer tan profundamente amada por su pueblo, nombre que hoy llevan como bandera a la victoria”, dijo.

La también decana de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social recordó que el proceso de “transformación y cambio” que experimento el país en estos doce años “no se ve” en La Plata porque “no hay aún un estado que tenga como política central la redistribución de todas las riquezas, materiales y simbólicas, y que ame y cuide a su pueblo”.

[quote_recuadro]

Los delegados barriales

La ciudad de La Plata tiene 18 delegaciones, las cuales están a cargo de funcionarios que, en la actualidad, son elegidos ‘a dedo’ por la gestión comunal. Es lo que se llama ‘un cargo político’: son personas de confianza del intendente pero no siempre de la gente de su barrio. Son Los Hornos, Ringuelet, Tolosa, Melchor Romero, Lisandro Olmos, San Lorenzo, Villa Elisa, Villa Elvira, El Peligro, Abasto, Arturo Segui, City Bell, Etcheverry, Gorina, Hernández, Gonnet, San Carlos, Arana

[/quote_recuadro]