Por Pablo Roesler

“Somos una molestia para el statu quo del Poder Judicial”. La frase de la presidenta de Justicia Legítima y titular de Casación Penal, María Laura Garrigós de Rébori, resumió el sentido contracultural que representa para el Poder Judicial esa asociación que brega por la democratización de la justicia. La jueza habló al inicio del Tercer Encuentro Nacional del espacio que se realizó ayer en la Biblioteca Nacional para discutir la “judicialización de la Justicia” y que tuvo entre sus prioridades convocar a personas ajenas al sector de ese poder del Estado para “discutir lo que pasa en la tapa de los diarios”, remarcó la magistrada.

Justicia Legítima nació de un encuentro en la Biblioteca Nacional y una vez al año jueces, fiscales, periodistas y otros actores sociales se reúnen en ese mismo lugar para debatir sobre el servicio de justicia. Ayer, más de cuatrocientos magistrados y funcionarios judiciales participaron del encuentro, entre ellos, la procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, el procesalista Julio Maier y los fiscales Cristina Camaño, Jorge Auat y Hugo Cañón. En el panel referido a la politización de la Justicia participaron, entre otros, el periodista de Radio Nacional y Tiempo Argentino, Roberto Caballero, el ex canciller Jorge Taiana y el fiscal general Félix Crous.

La temática de esa (la segunda) mesa sobrevoló todo el encuentro. “La necesidad de las corporaciones de defender su posición de privilegio llevó al contraataque a través de la judicialización de la política”, resumió Garrigós de Révori.

La Justicia como herramienta política

“Con las leyes de democratización, los anticuerpos del Poder Judicial se pusieron en acción para neutralizarlas”, reflexionó el fiscal titular de la Oficina de Enlace Legislativo, Félix Crous, en el arranque del debate del Panel “Politización de la Justicia”. Y completó: “El Poder Judicial tiene la capacidad de repartir privilegios de modo promiscuo”.

“La necesidad de las corporaciones de defender su posición de privilegio llevó al contraataque a través de la judicialización de la política”, resumió Garrigós de Révori.

En la misma línea de pensamiento, a su turno Caballero remarcó que el problema no es la política,  “sino qué tipo de política se pasea por Tribunales”. “Las lógicas corporativas son anacrónicas, avanzamos hacia lógicas democráticas. El Poder Judicial se arroga las atribuciones del Ejecutivo y el Legislativo, les niega su independencia”, explicó.

“Queremos una Justicia que sea escudo de los pobres, guardiana de los derechos ciudadanos”, remarcó.

Por su parte, el ex canciller Jorge Taiana subrayó que “los Poderes Judiciales son tradicionalmente conservadores, pero el nuestro lo es más de lo conveniente. El Poder Judicial es elitista, está alejado del pueblo y tiene un sentimiento de autoprotección enorme”.

El primero de los paneles debatió sobre la “Judicialización de la Política”. Uno de los integrantes de esa mesa fue del radical Leopoldo Moreau, quien aseguró que “hay que seguir avanzando en el proceso de democratización (de la Justicia)”, y pidió “incluirlo en la agenda del debate electoral”.

 

[quote_recuadro]

La Corte bonsai y el partido judicial

garrigós de revori“Más grave aún es la Corte Suprema de Justicia de cuatro miembros que pareciera haber perdido el rumbo de aquella Corte prestigiosa” que reemplazó a la de la mayoría automática menemista, reflexionó la presidenta de Justicia Legítima en declaraciones periodísticas durante el encuentro.

“No niego que alguna ley pueda llegar a ser inconstitucional, pero tampoco puede ser que cada vez que un proyecto no guste y se pierda una votación en el Congreso, se tenga asegurado que habrá jueces que la van a declarar inconstitucional o a dar un amparo para frenarla”, resumió.

[/quote_recuadro]


Relacionadas: