“Sabemos que en el género ya está todo inventado” dice Martín Urquiza, cantante de Tritones, un combo reggae formado hace un año por ocho músicos, entre ellos ex integrantes de El Majebrí y La Ombú. “Así que nos enfocamos en que hay muchas variantes dentro del estilo, de las cuales aprendemos y sumamos, para que nuestra búsqueda como banda sea tratar de darle una vuelta de rosca más”, explica.

Después de doce meses de ensayo y presentaciones, Tritones le está dando los toques finales a un disco de diez canciones. “Lo grabamos en Afro Recording Studio, en Lanús Oeste, un estudio referente en cuanto al estilo”, cuenta Urquiza. “Y las vueltas de la vida hicieron que demos con HeMan, integrante de Humanidub e invitado frecuente en Gigantes Magnéticos, también sonidista de La Zimbabwe y de Spiritual Reggae Band. Él se va a encargar de mezclar el disco. Estamos en ese proceso ahora, ya queda menos…”.

Entre las diez canciones aparece “Rodando”, que anticipa el humor de Tritones y exhibe la destreza del combo para recrear con gracia un mood siempre difícil, porque la soltura del reggae nunca es prestada.

El reggae parece tener demasiadas reglas y convenciones…

Tratamos de pasar por alto esas convenciones, no por el hecho de renegar de eso, sino porque la realidad que nos atraviesa es distinta a la que dio origen al género. En mi caso particular, ya sea por experiencias musicales previas, como hacer radio, pasar música en fiestas o coleccionar vinilos, empecé a conocer e investigar mucho acerca de la historia del reggae. Después está el criterio a la hora de aplicar esa historia a lo que hacemos.

¿Cómo resolvieron correrse de esas convenciones?

En lo que a mí corresponde, dado que soy el que escribe, hablo desde un lugar más “terrenal”, por así decirlo, al expresar lo que siento en las letras. Entiendo y respeto a los que hablan de “babilonia” o hacen referencia al movimiento rastafari y sus preceptos, pero si es por ponerse serios hoy en día ya estamos viviendo y conviviendo con eso que ellos llaman “babilonia”. La idea es ver cómo hacerle frente, quizá desde otro lado. En mis letras hablo del que se queja desde una computadora pero nunca fue a una marcha para apoyar alguna causa; de ayudar a construir la casa de un amigo, de andar en bicicleta, de cosas que te hacen caer y cómo levantarse, de las cosas que llegan a la vida de uno.

¿Es importante hacer algo distinto?

Sin dudas. Y creemos que eso surge del aporte y el gusto de cada uno de los integrantes. Por ejemplo, nos gusta mucho hacer clásicos del estilo, respetamos las versiones pero también trabajamos en ponerle nuestro “toque”. Entre la escuela musical que trae cada uno, que incluye al jazz y al funk, y la coincidencia de gustos en el reggae, creo que aparece un sonido diferente, que nos gusta y nos hace creer en lo que hacemos.

* El viernes 15 de mayo Tritones presenta un show donde recorrerán clásicos de la música de Jamaica. A la medianoche en Ciudad Vieja (17 y 71)