Por Héctor Bernardo

A inicio de 1964 Estados Unidos invadió Vietnam. Luego de 20 años de una cruenta guerra, que dejó millones de muertos en ese país del Sudeste asiático, el 30 de abril de 1975, se consumó la victoria del Frente Nacional de Liberación con la toma de Saigón y la reunificación de la nación, proclamándola, en abril de 1976, como República Socialista de Vietnam.

A pocos días de haberse conmemorado el 40 aniversario de la liberación del Sur de Vietnam y la reunificación de ese país, charlamos con el cónsul en Argentina, Ricardo Le. El recuerdo de aquel triunfo histórico y la recomposición de la relación con los Estados Unidos fueron los ejes.

“El 30 de abril es una de las fechas más importante, recordada y victoriosa de la historia del noble y sacrificado pueblo vietnamita, pues marca la gran victoria final de la gesta libertadora más larga, dificultosa y gloriosa de su milenaria historia”, afirmó el diplomático.

Con aquella victoria, el pueblo se ese país asiático volvió a respirar luego de una larga noche. Le explicó que aquel triunfo “significó el inicio de una nueva era para Vietnam, en la que se había hecho realidad la aspiración de Ho Chi Minh: ‘Nada más precioso que la independencia y la libertad’”.

“Los tiempos transcurren, pero la memoria sobre el triunfo antiimperialista del pueblo vietnamita nunca disminuye, porque es el mayor logro de la espinosa carrera por la liberación nacional y social. Abrió una página heroica y brillante en el milenario camino de la construcción y defensa de la nación asiática”, aseguró Ricardo Le.

Aquella gesta de heroísmo y resistencia fue un faro de esperanza para diversos movimientos revolucionarios en el mundo. “El pueblo de Vietnam había derrotado al enemigo más poderoso del mundo, terminando la persistente lucha de 20 años por la independencia, la libertad y la unidad del país. El punto final a la dominación centenaria tanto del antiguo colonialismo como el neocolonialismo sobre el país, marcó un punto de inflexión en la historia de la nación, llevando el país a la nueva era de la independencia y la libertad, en la que el país marcha hacia el socialismo”, remarcó el cónsul.

[quote_recuadro]

La relación con EE.UU luego de la guerra

Luego de la derrota estadounidense en la guerra contra Vietnam, las relaciones entre ambos países han pasado difíciles momentos, pero se han recompuesto notablemente. “Eso no es casual pues, en su momento, millones de ciudadanos estadounidenses se manifestaron en contra de la guerra y reclamaron la retirada de las tropas norteamericanas de la tierra vietnamita, deseando una mejora en las relaciones bilaterales”, aseguró el diplomático.

El cónsul explicó que “en la época postguerra, Vietnam se esforzaba por reconstruir el país arrasado y fortalecer la paz nacional, regional e internacional, tendiendo sus manos en amistad con otros países, incluso con sus ex enemigos. La paz es el fundamento que le sirve a Vietnam a crear un marco pacífico y estable para levantar el país sobre los escombros bélicos. Es un resultado logrado con sacrificio, lo cual hace que Vietnam sepa valorarla y cuidarla, más que cualquier otro país. Conservar esa paz es esencial en las políticas exteriores de Vietnam en todos los tiempos. Para eso se dispone a desarrollar los vínculos internacionales sobre la base de respeto mutuo, incluso con los Estados Unidos. Por medio de esas políticas, Vietnam podría contribuir a fortalecer la paz regional e internacional, logrando que se respeten los derechos nacionales”.

“La historia luchadora de Vietnam nos deja una gran lección: un país no puede crecer solo con sus propias fuerzas, también es necesario el apoyo internacional. Eso podría generarse a partir de las buenas relaciones con otras naciones, incluso con Estados Unidos. Pero la victoria del pueblo de Vietnam es un triunfo representativo de las fuerzas revolucionarias del mundo, contribuye fuertemente a impulsar la lucha de los pueblos reprimidos para alcanzar la dignidad nacional, la paz, la democracia y el progreso social. Incentiva y alienta a las naciones que están llevando a cabo su causa de liberación nacional y antiimperialista, dándole el inicio a la quiebra del neocolonialismo en todo el mundo”, concluyó Le.

[/quote_recuadro]