Por Eduardo Aller

Sin calificativos. Sin palabras. Con mucha indignación y “asco”. De esta manera se puede resumir el sentimiento que por estas horas invade al movimiento jujeño Tupac Amaru frente al ataque que recibió la tumba del padre de su máximo referente, Milagro Sala, un día después de la inhumación del jueves.

Por motivos más que obvios, Sala eligió un breve comentario en su página de Facebook para describir el doloroso momento que le toca pasar. “Lamentablemente, un día como hoy, tengo que compartir una noticia de la que nada se puede decir. Los hechos hablan por sí mismos”, señaló.

“No hay calificativo para repudiar este ataque a un día de haber sido enterrado mi padre. Una vez más, agradezco a todos los compañeros y a todos aquellos que no lo son que me enviaron su solidaridad y repudio ante este hecho tan cobarde”, agregó la conductora de La Tupac.

Un poco antes de la declaración de Sala, la Tupac Amaru había emitido un comunicado para repudiar lo sucedido. “Este viernes 1° de mayo, a la mañana, tomamos conocimiento, con asombro, que todas las coronas depositadas alrededor de la tumba de Miguel Sala, padre de la dirigente social, habían sido totalmente destruidas”, detallaron.

La denuncia formal fue presentada en la Brigada de Investigaciones de la Policía de la provincia y, aunque todavía hay que esperar los resultados de las pericias, la organización recuerda que “los restos fueron inhumados en el cementerio Nuestra Señora del Rosario, que es administrado por la municipalidad de San Salvador de Jujuy, en manos de la Unión Cívica Radical y al que tienen acceso integrantes del SEOM (Sindicato de Empleados y Obreros Municipales)”.

Para los allegados a Sala, “esto da cuenta de la falta de límites de algunos sectores que se la pasan hablando de violencia y no son capaces de respetar una situación tan delicada y dolorosa”.

“La política es otra cosa. Se debe hacer con propuestas, con debates y hasta con discusiones, pero jamás con este tipo de hechos que exceden cualquier tipo de convivencia”, señalaron desde la organización social.

El intendente, responsable político de la necrópolis municipal, es el arquitecto radical Raúl Eduardo “Chuli” Jorge, delfín y acérrimo defensor del dirigente que más combate a Sala, el senador nacional Gerardo Morales. El “Chuli” también acompaña a Morales en su decisión de realizar una alianza con Sergio Massa en todos los niveles.

Además del encono histórico de Morales con Sala, en la actualidad el enfrentamiento también se da de cara a las elecciones, ya que “Jerry” buscará desplazar al kirchnerista Eduardo Fellner de la gobernación, quien es apoyado por Sala.

Ante la consulta de Contexto, desde el entorno de Sala ayer sábado nadie quería hablar por fuera del comunicado oficial, ya que van a esperar hasta mañana, cuando se organice una conferencia de prensa. También prefirieron no hablar los abogados de la dirigente barrial. Es que la situación es compleja y están preparando una respuesta.

 

En simultáneo, un fallo adverso

Gerardo Morales y "Chuli" Jorge.
Gerardo Morales y “Chuli” Jorge.

Morales también persigue al Tupac Amaru desde lo judicial. Y, cuando todavía estaba latente el atentado, se conocía que el Tribunal Oral Federal Nº 1 de Jujuy le negaba una probation a Sala y la dejaba al borde del juicio oral por una denuncian impulsada por el ex ministro de Desarrollo Social del gobierno de Fernando de la Rúa, en épocas de la Alianza.

Sala y otros dos dirigentes están acusados de los delitos de “daño agravado y amenazas” cometidos en 2009, durante una conferencia que se desarrollaba en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas, con la presencia de Morales, los auditores de la Nación Leandro Despouy y Alejandro Nieva, entre otros funcionarios.

Según los medios locales, la pena máxima que podría tener es de séis años. El Tribunal descartó la solicitud de un resarcimiento de 10 mil pesos y de trabajos comunitarios en la Secretaría de Prevención de las Adicciones y Lucha contra el Narcotráfico, a cargo de Eduardo Huáscar Alderete, quien había dado el visto bueno.

En el círculo íntimo de Sala nadie descartaba que las dos cosas, el fallo y el atentado contra le lecho de muerte eran parte de la misma “campaña” para desprestigiar y demonizar a Sala, con el objetivo de hacer mermar su “arrastre” popular.

“Se trata de un ataque a los sentimientos más íntimos y llevado a cabo casi al mismo tiempo que se hiciera pública la denegación de la probation, mientras los restos del padre de Milagro estaban siendo velados en la capilla ardiente”, se indicó desde el equipo de prensa de la también legisladora provincial por el Frente Unidos y Organizados de Jujuy.

[quote_recuadro]

Un fuerte abrazo en Facebook

Con los principales medios provinciales en contra, la noticia del fallo judicial tuvo una importante cobertura y la del ataque a la tumba de “Don” Sala, una escasa. Pero en Facebook la noticia del ultraje había sido compartida (es decir, multiplicada) unas 2.900 veces hasta el sábado a las 20hs.

“Gracias. Muchas gracias por cada uno de los comentarios. No nos van a hacer bajar los brazos. No tengan dudas de eso”, respondió la perjudicada a los cientos de comentarios en el posteo del muro.

“Es el mismo odio que sigue vigente en ellos, el mismo que vivó al cáncer de Evita, que le deseó la muerte a Cristina Fernández de Kirchner, ¡ellos son eso!…”, comentó la usuaria Ana María Mattas. “El daño se lo hacen a ellos mismos demostrando a la comunidad lo viles que son. Lamentamos estos resabios de épocas pasadas”, agregó Gloria Navarro desde su perfil.

Isabel Aidee Sanchez escribió: “Pobres de mente y de alma. Y dicen que nosotros somos los violentos y fanáticos. Fuerza compañera…!!”. Y Elder Possetto agregó: “El odio gorila y derechoso… ante la impotencia de imponerse democráticamente trata de amedrentar… profanar… sembrar miedo… pero se equivocan…”.

[/quote_recuadro]


Relacionadas: