Por Maximiliano Ceci

“A 38 años del secuestro y asesinato de mi padre, estamos presentando esta querella para contribuir al Poder Judicial para que acelere el procesamiento de la comisión directiva y algunos actores de la empresa Loma Negra durante la dictadura”, explicó Matías Moreno, hijo del abogado laboralista Carlos Alberto Moreno, después de presentarse ante el Juzgado Federal de la ciudad de Azul junto a las secretarías de Derechos Humanos de provincia y nación, como querellantes en la causa que investiga a la empresa por la presunta “inducción” de ese crimen. Como en las investigaciones que involucran al ingenio Ledesma, el diario La Nueva Provincia y la yerbatera Las Marías, la cementera –que en esa época dirigía la fallecida Amalia Lacroze de Fortabat– está sospechada de ser cómplice y beneficiaria económica de la última dictadura cívico-militar.

El abogado laboralista, que era asesor de la Asociación de Obreros Mineros de la Argentina (AOMA) e impulsaba las demandas millonarias que los trabajadores de Loma Negra llevaban adelante contra la empresa por casos de silicosis (enfermedad respiratoria causada por el polvillo del cemento), desapareció la noche del 29 de abril de 1977 en Olavarría y fue asesinado poco después en Tandil.

En marzo de 2012, los jueces Roberto Falcone, Mario Portela y Néstor Parra, del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Mar del Plata, condenaron a los autores materiales del crimen y ordenaron investigar al “directorio de la cementera Loma Negra” por las sospechas de haber “inducido” la desaparición y muerte de Moreno.

Dentro de las pruebas presentadas en el Juzgado, se sumó el trabajo de la Oficina de Investigación Económica y Análisis Financiero de la Procuración (OFINEC), que analizó la documentación de la empresa Loma Negra de esos años y detectó que la rentabilidad de la empresa y del costo laboral durante el golpe cívico-militar se habían incrementado.

“Triplicó su patrimonio a partir de brindar el cemento necesario para la modernización del espacio público en la Ciudad de Buenos Aires, para la construcción de los estadios de fútbol del Mundial, para la edificación de viviendas a través del Plan Fonavi. Y a partir del secuestro de mi padre redujo gastos relacionados con indemnizaciones y enfermedades“, dijo a Contexto el hijo del abogado laborista.

En la presentación como querellantes, se plantea que en la investigación “se encuentran bajo sospecha un grupo de civiles pertenecientes a la empresa Loma Negra, los cuales, realizando actividades con los integrantes del poder de facto, habrían participado criminalmente en la comisión de torturas, privaciones ilegales de la libertad, tormentos, homicidios y persecuciones contra civiles, a los fines de favorecer los intereses económicos de la empresa de la cual formaban parte, lo que se traduce en los hechos con los secuestros ilegales, la formación de causas penales y condenas a prisión de empleados y delegados sindicales de la empresa Loma Negra, persecuciones de todo tipo a profesionales del derecho que representaban y defendían los intereses de los trabajadores”.

Matías Moreno, actual director nacional de Formación en Derechos Humanos, explicó: “Está claro que a partir del secuestro y asesinato de mi padre, Loma Negra redujo los costos laborales, el monto destinado a indemnizaciones y, por otro lado, triplicó su patrimonio durante la última dictadura cívico militar. Está claro que el interés económico de estos grupos en ese tiempo era aumentar su tasa de ganancia, utilizando a las Fuerzas Armadas como herramienta para aglutinar a la fuerza de trabajo. Y ahora corresponde a la Justicia citar a todos los que en su momento tenían un cargo directivo en la empresa y a los que vox populi tenían injerencia”.

Además, destacó el progreso para comenzar a juzgar las responsabilidades civiles y expresó que se pedirá la indagatoria de los directivos. También, adelantó que se pedirá llamar a declarar al militar retirado Luis Prémoli, que “tuvo una relación muy cercana con Amalia Lacroze de Fortabat y fue nombrado por muchos testigos como alguien muy influyente. Entendemos que en la causa sobre la vinculación entre Loma Negra y el circuito represivo podría contar todo lo que sabe”.