Por Eduardo Aller

Toda la sensibilidad que tuvo Osvaldo Soriano en sus novelas situadas en el pequeño pueblo bonaerense de Colonia Vela parece que les ha faltada a las autoridades municipales de Tandil para preservar un mural histórico. Es que, como una ironía del destino, en  la localidad rural de Vela (que inspiró al “Gordo” para sus relatos), los vecinos y dirigentes sienten “indignación y bronca” porque han tapado la irrepetible pintada que pedía “APOYE EL 2° PLAN QUINQUENAL”.

Fruto de la militancia de otro tiempo, sin grafitis ni esténciles, el escrito se encontraba por partida doble a dos paredes de chapa de los viejos galpones de la estación y era una verdadera atracción del lugar, que trascendía el peronismo.

2
Así quedó el galpón después de la pintura. Aseguran que solo se cubrieron los costados con las inscripciones

Según el portal tandildiario.com, “el dueño del bar ubicado frente a esos viejos galpones siempre contaba que muchos de los turistas que llegan cada sábado en el tren turístico se paraban a sacarse una foto con el cartel de fondo”.

Vela llegó a tener unos siete mil habitantes, pero hoy, suspensión del servicio ferroviario mediante, es una comunidad rural de apenas 2.400 lugareños. En una iniciativa para generar cierto impulso en el lugar, el último sábado se inauguró un centro cultural en esas instalaciones. Y ese fue el argumento de la Comuna para cubrir con pintura la ya sexagenaria inscripción.

“Los propios vecinos, peronistas y radicales, quieren que se vuelva a pintar el mismo cartel y con las mismas dimensiones del que fue tapado”, aseguró el concejal kirchernista Rogelio Iparraguirre. El edil contó a medios televisivos que los veleños están movilizados alrededor de este problema.

El malestar por esta decisión de la administración del intendente radical Miguel Lunghi se hace sentir de una manera intensa en las redes sociales. Por ejemplo, la usuaria de Facebook Tefa Schegtel Torres posteó: “¿Te acordás de ese galpón de chapa de la Estación de Vela, con la histórica leyenda de ‘Apoye el 2do Plan Quinquenal’? Bueno, eso. Acordate nomás, porque desde ahora sólo quedará en el territorio del recuerdo. ¿Y por qué? Gracias al Municipio Tandil, que no tuvo mejor idea que pintarlo encima, de ‘rosita chicle’, en ocasión de la inauguración del Centro Cultural en el espacio de la Estación. ¿Era necesario?”.

Otra de las vecinas que impulsa el repudio a la “nueva cara” de los galpones es Monica Cristina Lima. “Y ésto!!!!!????………más de una vez dijeron que era una de las pocas muestras de identidad que quedaban en Vela, que era parte del patrimonio cultural de otra época, y que debía ser conservado, muchísima gente que se deleita con el viaje en tren a Vela, se sacó fotos con el escrito del galpón de fondo, rememorando en muchos casos su niñez. Bueno, sepan que hoy ya no podrán tener ése fondo en sus fotos. Pues, nos fue arrebatado, como tantas otras cosas”, puso en su muro apenas se enteró de lo que había pasado.

“Esto está muy lejos de ser un reclamo partidario, es de toda la comunidad. Al delegado se lo plantearon cuatro docentes en la inauguración del centro cultural, y dijo ‘pero si es sólo un cartel, y además tienen otro galpón’”, agregó la misma mujer al ser consultada por los periodistas.

Producto de su trabajo como cronista en Tandil, Soriano ubicó sus magistrales historias “Cuarteles de Invierno” y “No habrá más penas ni olvido” en Colonia Vela, un lugar inexistente en la cartografía argentina pero creado, indudablemente, a partir de María Ignacia Vela, el nombre oficial del lugar

Los llamados “Planes Quinquenales” eran la metodología que había elegido el general Juan Domingo Perón para intervenir de manera intensiva e integral desde el Estado en la economía nacional. El primero duró desde 1947 hasta 1951, y el segundo, que entró en vigencia a principios de 1953, debía extenderse hasta 1957, cosa que no sucedió por el accionar del brutal golpe militar de 1955. Y una manera de difusión era, justamente, en los lugares públicos.

 

“Un cartelito” y un delegado sin Google

Trueno Tour
El galpón con las pintadas convertido en “postal” por la página Truenotour. El atractivo turístico era innegable

Lo que aumentó el enojo de propios y extraños fue la displicente y sobradora respuesta que dio el delegado municipal Fabian Riva al ser consultado por el asunto por laopiniondetandil.com.ar.  “Lo que hay que resaltar es la recuperación de los trenes, del espacio, no hay que hacer tanto lío por una pintada”, dijo el funcionario.

No contento con su primera expresión, Riva insistió: “Hay más galpones, sólo se borro ese, y no hay que darle mayor trascendencia por un cartelito que se tapó”, según la nota firmada por Mariana Torres con fecha del 27 de este mes.

“Lo noticia es el centro cultural y la recuperación del espacio. Pintamos el galpón, nada más, por eso no debe tenerse en cuenta; son posturas de quienes quieren hacer política”, agregó Riva en una postura falta de autocrítica y de perspectiva.

Quien dio la orden de avanzar con la pintura, sea Riva o el mismísimo intendente –referente de la UCR bonaerense–, seguramente no se tomó ni siquiera el trabajo de buscar en Google un mínimo de información. De lo contrario, se hubiese dado cuenta de que las leyendas políticas de antaño son tratadas en muchos lugares como patrimonio histórico.

brandsen
Una pintada similar en uno de los pilares del ferrocarril provincial en Brandsen

Es más, hubiese comprobado que hay curiosos o profesionales, fotógrafos o viajantes, que se dedican de manera especial a detectar y retratar este tipo de huellas.  Y lo mejor de todo: que la frase  “APOYE EL 2° PLAN QUINQUENAL” también puede encontrarse en San Martín, Brandsen o Mar del Plata, donde sí reciben protección. Por no usar cinco minutos de Internet, se borraron sesenta años de recuerdos.