“No es posible avanzar en las propuestas procesales de prueba de algunos hechos de la denuncia, porque tales hechos no configuran delito”. La frase es parte del dictamen con el que el fiscal ante la Cámara Federal de Casación Penal, Javier de Luca, dejó virtualmente extinguida la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el canciller Héctor Timerman, el diputado Andrés Larroque y otros, por el supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA.

En los tres meses y una semana que pasaron desde el 14 de enero, cuando el ex fiscal especial de la causa por la voladura de la AMIA presentó la denuncia, el expediente sumó tres rechazos con los mismos argumentos: “no hubo delito”.

El dictamen de De Luca se conoció al día siguiente en que la presidenta revelara, a través de una carta titulada “Todo hace juego con todo”, las relaciones entre Paul Singer, el fallecido fiscal Nisman, las autoridades de AMIA y DAIA y las ONG estadounidenses que funcionan como grupos de presión, financiadas por los mismos fondos buitre.

Ayer, el fiscal De Luca rechazó la denuncia que ya había sido rechazada en primera instancia por el juez Daniel Rafecas, decisión que había sido confirmada por el tribunal de la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones. El fiscal a cargo hasta esa instancia, Germán Moldes, decidió apelar la decisión de la Cámara. Pero la insistencia no prosperó.

De Luca consideró que los hechos denunciados por Nisman “no configuran delito”, al igual que las dos instancias anteriores. “No hubo delito alguno, consumado ni tentado”, enfatizó el fiscal. Además, remarcó el deber de investigar de los fiscales, indicando que “en esta causa, por más que se recorran todas sus hipótesis una y otra vez, de la denuncia, del requerimiento de instrucción, de la apelación y del recurso de casación, no se logra encontrar delito alguno a averiguar y demostrar”.

El rechazo de De Luca en la práctica supone un paso más en el camino a la desestimación definitiva de la acusación.

De Luca desistió “fundadamente del recurso interpuesto” por Moldes para que la denuncia de Nisman continúe su curso judicial, y entregó su dictamen a la Sala I de la Cámara de Casación, que deberá confirmar la negativa para archivar definitivamente la acusación.

Sin el impulso del fiscal, la Sala I de la Cámara Federal de Casación, que tramitó el expediente, realizará un control formal del requerimiento y cerrará la causa sin expedirse sobre la cuestión central, según las normas procesales en vigor.


Relacionadas: