Por Roberto Álvarez Mur

La denuncia penal contra las firmas petroleras Rockhopper Exploration plc, Premier Oil plc, Falkland Oil And gas Limited, Noble Energy Inc y Edison International SpA, que realizan tareas de exploración de estudios en hidrocarburos de manera ilícita, será presentada este martes en Tierra del Fuego, ante la jueza federal de Río Grande Lilian Herráez

La presentación será formalizada por el titular de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), Carlos Gonella, el fiscal general de Ushuaia, Adrián García Lois, y el fiscal federal de Río Grande, Marcelo Rapoport.

De prosperar la investigación, la causa puede derivar en pedidos de indagatoria y capturas internacionales a los directores, gerentes, síndicos o representantes de las empresas denunciadas; tres de ellas británicas y dos de los Estados Unidos.

El Gobierno había procedido a la demanda luego de que las petroleras británicas y estadounidenses anunciaran, a principios de abril, haber descubierto reservas de gas y petróleo al norte de las islas, y el hallazgo de un pozo petrolífero de 27,9 metros de espesor y reservas de gas de 18,5 metros, en los yacimientos Zebedee y Héctor.

El secretario de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Daniel Filmus, había ratificado la semana anterior que Argentina iba a utilizar “toda la fuerza del derecho nacional e internacional para evitar que los recursos argentinos sean expoliados”.

“Queremos que la justicia argentina castigue a las empresas que están operando sin autorización en la plataforma continental argentina”, dijo Filmus, quien aclaró que “algunas de ellas ya han sido sancionadas administrativamente y tienen prohibición de operar, pero con la nueva ley de hidrocarburos, pudimos impulsar esta acción penal para que un juez determine el delito”.

 

Buitres y petróleo

Según una investigación realizada por el diario Tiempo Argentino, la firma multinacional Noble Energy, compañía de capitales estadounidenses con base en Houston, es una de las petroleras que explora ilegalmente la zona del archipiélago argentino con respaldo financiero del fondo buitre Elliot Management Corporation.

Esa empresa, junto a la norteamericana Edison International y la británica Falkland Oil and Gas Limited (FOGL), anunciaron que suspenderían las exploraciones apenas se conoció la intención del gobierno nacional de recurrir a la justicia.