Por José Welschinger

Unasur, el organismo de integración regional ideado e impulsado por Néstor Kirchner y Hugo Chávez que comenzó a funcionar en 2007, del cual el ex Presidente argentino fue el primer Secretario General, celebra ocho años de su fundación. “La unión estratégica de América Latina consiguió crear finalmente un mecanismo de integración emancipatorio que fue clave, ya que éste organismo consiguió de hecho impedir sucesivos golpes de Estado en la región”, resumió  la periodista y analista Stella Calloni la acción del organismo y su importancia política para defender los procesos democráticos populares.

La importancia vital de Unasur para la región quedó también subrayada anoche en las palabras de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante el acto de cierre del Radicalismo Popular, donde remarcó los cambios políticos que fueron posibles gracias a éste organismo: “Nunca estuvimos tan integrados como ahora, jamás, ni regionalmente, ni globalmente. ¿Cuándo estuvimos, si miramos este mapa global, multipolar, con los gigantes surgidos en el Sureste Asiático, con China, con la Federación Rusa después de la caída estrepitosa de la Unión Soviética? ¿Cuándo estuvimos tan integrados en el mundo como hoy, con las relaciones que estamos llevando a cabo? Tenemos que profundizar en este camino”.

En esa línea, Calloni recordó que Unasur fue clave para defender la soberanía regional. Como ejemplo, recordó la historia reciente de Bolivia, donde en 2008 se intentó un golpe de Estado que tenía como escenario una supuesta violación de los derechos humanos en el crimen de unos campesinos en la provincia de Pando.

“En realidad todo había sido orquestado por la derecha golpista de ese país; allí la intervención inmediata de Unasur para clarificar la cuestión fue indispensable, enviando un equipo de investigación encabezado por el abogado argentino Rodolfo Mattarollo, quien rápidamente puso en evidencia las mentiras con las que intentaban destituir al Presidente Evo Morales por un crimen que nunca había cometido”, marcó la periodista.

“En varias ocasiones, Unasur consiguió adelantarse a los golpes”, reforzó. “Cuando intentaron voltear al Presidente Rafael Correa en Ecuador, Unasur se implantó definitivamente como la verdadera organización de Estados de América del Sur, en contraposición a la ineficiencia, ineficacia, falta de presencia e inacción de la Organización de los Estados Americanos”, explicó Calloni.

“Unasur puso en escena el final de ese organismo, que aunque continúa existiendo, ya carece de vigencia como institución a la que se puede recurrir bajo circunstancias graves”, agregó.

En estos ocho años, el organismo también agilizó el tema de la integración. En 2005, cuando la Argentina sufrió una crisis energética, la cooperación pasó de los papeles a los actos con la propuesta del Presidente Hugo Chávez Frías, quien ofreció el intercambio de “petróleo por vacas” para sostener el proceso popular en nuestro país.

“Así comenzó a gestarse la creación de proyectos como el Banco del Sur y el Consejo de Defensa del Sur. Todo esto ha sido clave para marcar la defensa regional de la soberanía, creando instituciones en pro de la independencia social y económica”, subrayó Calloni.

Entre los antesedentes de Unasur, Calloni rescató al Mercosur y el ALBA, que con la llegada de los nuevos gobiernos a suramérica, el proyecto se amplió hacia objetivos que incluían la integración social y cultural, teniendo además como prioridad la defensa de la soberanía y la democracia.

“La VII Cumbre de las Américas fue el cierre de este proceso, que comenzó con el rechazo del ALCA en 2005”, apuntó Calloni. Y completó: “Unasur ha cambiado la vida de los países más pequeños, que ahora no tienen que endeudarse cada vez que necesitan petróleo para sostener su desarrollo. Todos estos cambios hoy son realidad en América Latina, y el que no los ve es porque no quiere ver: gracias a esta política regional fue posible, por ejemplo, que Cuba no llegara sola a la nueva fase de apertura por la que está transitando”.

“Ahora los únicos aislados, son Canadá y Estados Unidos; el resto de América demostró consolidación y solidez en su postura frente a la injerencia extranjera, algo que hasta ahora nunca había sido posible”, concluyó.

 

[quote_recuadro]

Defensa y Cultura

Luego de la reciente creación del Banco del Sur, cuyo objetivo es la impulsión de proyectos económicos y sociales que involucran la participación de capitales internacionales en América Latina, Unasur festeja sus ocho años anunciando la creación de la Escuela Suramericana de Defensa (Esude) y la Biblioteca Gabriel García Márquez. La periodista y analista Stella Calloni, destacó la fundación del organismo: “fue clave para defender la soberanía regional”.

Esude será una entidad que funcionará como un centro de altos estudios en estrategia militar, destinado a la articulación de redes entre las iniciativas nacionales de los doce países latinoamericanos representados dentro de Unasur.

La Biblioteca García Márquez, en cambio, es un espacio de promoción de la cultura y la identidad latinoamericanas, que ya cuenta con 1.700 volúmenes sobre historia suramericana y relatos infantiles. En el acto, se presentaron dos publicaciones originales de Unasur: “José Mujica en sus propias palabras” y “De la Visión a la Acción”, memoria y balance de la gestión de Ernesto Samper en el organismo, títulos que integran la colección “Palabras del Sur”.

[/quote_recuadro]