Por Roberto Álvarez Mur

“En la Argentina hay dos proyectos: el de la democracia popular, que representa la Presidenta y el proyecto de una república elitista donde lamentablemente ha confluido el radicalismo”, declaró el referente del radicalismo juvenil, Leandro Santoro, luego del encuentro nacional del Radicalismo Popular, donde esta nueva ala de la UCR manifestó su inclusión dentro del proyecto nacional y popular. El dirigente radicar, Leopoldo Moreau, a un paso de ser expulsado del partido.

“Con mucho dolor, decidimos abandonar la UCR para reivindicar al radicalismo”, afirmó Santoro, en el marco de una escisión definitiva con el bloque conducido por el precandidato presidencial Ernesto Sanz, que pretende desafiliar del partido a Leopoldo Moreau, líder del Movimiento Nacional Alfonsinista.

En tanto, el Diputado que llevó a la UCR a unir fuerzas con el Pro declaró criticó el encuentro con la Presidenta: “No se puede usar el nombre de la UCR para cualquier cosa. Al acto de anoche fue un grupo de gente que hace muchos años ya se fue del radicalismo. Sería bueno que se identificaran de una vez como lo que son, parte del kirchnerismo”.

En tanto, Leandro Santoro, referente de la agrupación radical Los Irrompibles, agregó: “En la Argentina hay dos proyectos: el de la democracia popular, que representa la Presidenta y el proyecto de una república elitista donde lamentablemente ha confluido el radicalismo”.

Santoro -quien fue nombrado Subsecretario para la Reforma Institucional y Fortalecimiento de la Democracia, del gobierno nacional- dijo además que “esta es una determinación que tomamos después de años de hartazgo por la traición de la estructura orgánica del partido y la entrega del Comité Nacional de las banderas históricas del radicalismo”.

Durante el acto, Cristina había pronunciado: “Nunca soñé estar entre tantas banderas radicales acompañando este proyecto nacional y popular. Reivindicamos la cultura del encuentro entre los nacionales, los populares y los democráticos”.

Quien sumó su opinión, además, fue el jefe de Gabinete Aníbal Fernández, quien en su habitual ronda de prensa matutina aplaudió el encuentro entre radicalismo y peronismo como alternativa a la alianza de la UCR con el Pro: “Sanz entregó, atado de pies y manos, el radicalismo a los conservadores. Entre el Frente Para la Victoria y la cantidad de partidos que participan de esta propuesta absolutamente progresista ¿Con quién se va a identificar un hombre o mujer del radicalismo que no sea una propuesta de nuestras características”, declaró Fernández.