Por Roberto Álvarez Mur

El gobierno argentino citó al embajador británico John Freeman para exigirle explicaciones ante la falta de aclaraciones del Reino Unido sobre las acciones de espionaje realizadas por Ingleterra sobre el país. El hecho se hizo público luego de que el ex agente de la agencia de inteligencia norteamericana CIA, Edward Snowden, revelara información filtrada ante el medio The Intercept el pasado 2 de abril, debido a la “creciente presión internacional para resolver la disputa de soberanía sobre las Malvinas”.

El vicecanciller argentino Eduardo Zain dijo al representante británico que las “acciones de ese tipo violan el derecho a la privacidad conforme lo establecido en las resoluciones 68/167 y 69/166 de la Asamblea General de las Naciones Unidas”.

Según el informe periodístico replicado en diversos medios el pasado 2 de abril, que se basó en documentos filtrados por el ex agente de la CIA, entre los años 2006 y 2011 –durante las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner–, el gobierno británico realizó actos de espionaje a distintos líderes y jefes militares argentinos para conocer los planes y objetivos del país en relación con la disputa de soberanía por las Islas Malvinas.

Asimismo, Zuain reiteró que, frente al creciente armamentismo británico en el archipiélago, Argentina sostiene que sólo el diálogo y la negociación deben primar para poner fin a esta situación colonial anacrónica que lleva más de 182 años, mediante la aplicación de la resolución 2.065 (XX), y siguientes, de las Naciones Unidas.

La citación de Freeman por parte de la Cancillería coincidió con la convocatoria que el gobierno británico dirigió a la embajadora argentina Alicia Castro, con motivo de manifestarle el descontento con los dichos de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por una denuncia contra empresas que pretenden explotar los recursos naturales de Malvinas.

“Seguir defendiendo nuestros derechos como lo hace nuestra Cancillería, que acaba de denunciar a las compañías petroleras que ilegalmente están explorando la plataforma argentina y que ellos dicen que es de Malvinas. Hoy casi, provocadoramente, dicen que han descubierto petróleo. En una actitud más de provocación, pero nosotros no nos vamos a dejar arrastrar por ninguna provocación porque tenemos chapa, tenemos historia, tenemos política de convivencia y de diálogo, porque vamos a seguir reclamando en todos los foros internacionales”, había dicho Cristina el pasado 2 de abril desde Ushuaia.