“Pedimos que declaren nulo e ilegal el pacto de los fondos buitres con el Citibank”, fue el anuncio que hizo el ministro de Economía Axel Kicillof en el marco de la conferencia de prensa que brindó en el Microcine del Palacio de Hacienda.  Consideró, además, que si no fuera inmediato podría “afectar a los clientes de Citibank en Argentina”.

El ministro sentenció que el acuerdo denunciado “interfiere en la negociación de la deuda pública en default y viola la regulación local, avalada por el Congreso y la Corte Suprema”. Kicillof recordó que el acuerdo Citi-holdouts se hizo sobre la base de títulos de la deuda (Par y Discount) emitidos bajo ley argentina.

“Griesa piensa que puede decidir sobre las decisiones económicas de Argentina. Es como que determine que hay que dejar de pagar la jubilación porque hay que pagarle a los fondos buitre primero. Cree que su jurisdicción es el mundo”, dijo Kicillof al considerar ilegal el acuerdo creado en torno a los bonos ley argentina.

El ministro denunció “un acuerdo secreto para satisfacción de los buitres”, donde adjudicó una “extorsión” hacia el Citibank para ceder. “Lo que hace Griesa es interrumpir la cadena de pagos que la Argentina ya había comenzado con los bonistas”.

“Cuando en 2001 tenían que pagarle en dólares a los ahorristas argentinos, se desentendieron de su jurisdicción internacional y dejaron a todos los tenedores indefensos. Ahora que deben beneficiar a los buitres, se acuerdan de su rol como banco internacional”, concluyó Kicillof.

El ministro de Economía desarrolló en detalle el origen del pacto firmado entre fondos buitre y el Cintibank. Días antes, el gobierno había anunciado la “falta de efectos prácticos” de la disposición de Griesa de declarar en la figura de “desacato” a la Argentina. Se consideró, a través de un comunicado de prensa, que violaba el Derecho Internacional Público.