Por  José Welschinger

 

Luego de siete años de preparación, el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño anunció que el Banco del Sur comenzará a operar durante el año 2015. Inicialmente impulsado por Néstor Kirchner y Hugo Chávez, el organismo surgió como una herramienta de emancipación política respecto de las fuentes hegemónicas de préstamo y financiamiento, como el Fondo Monetario Internacional. Aunque en principio el Banco operará con la participación de Argentina, Venezuela, Bolivia y Ecuador, también Brasil, Uruguay y Paraguay integran su formación.

Luego de reunirse con el presidente Evo Morales, el canciller de Ecuador Ricardo Patiño afirmó: “Ya todo está listo. Será una de las noticias más importantes de este año, la apertura del Banco del Sur”. En su reunión, el Jefe de Estado boliviano planteó la programación de una reunión de los mandatarios del hemisferio para definir la fecha de inauguración. Respecto de la finalidad del organismo, Patiño explicó: “La idea es que sean créditos que fomenten la integración, por ejemplo, en la conectividad entre países, hacer empresas conjuntas e impulsar el desarrollo social y económico de la región”. A su vez, el canciller mencionó que en la reunión con Evo Morales también se discutió el proyecto denominado Observatorio del Sur, una institución destinada a realizar un seguimiento de las operaciones de los capitales transnacionales en la región para formar una base de datos que permita monitorear el funcionamiento de las empresas en América Latina.

El Banco, que cuenta con un capital inicial de 8.000 millones de dólares, está planteado como una herramienta que promoverá el financiamiento de infraestructuras básicas destinadas a la erradicación de la pobreza y el analfabetismo en el continente.