H.I.J.O.S La Plata repudió el ataque a Hebe

Fue durante el Consejo Directivo de la Facultad de Periodismo de La Plata, en el que la unidad académica voto un repudio unánime a la afrenta a las Madres de Plaza de Mayo.

1363

“Los que quemaron el muñeco de Hebe no tienen legitimidad ni representatividad en H.I.J.O.S”. La que habla es Ana Laura Mercader, hija del estudiante de Periodismo desaparecido, Mario Mercader, e integrante de la agrupación H.I.J.O.S regional La Plata, quien participó junto a sus compañeros de agrupación, Ramón Baibiene y Arturo Depratti Ramírez Abella, en la segunda sesión de Consejo Directivo de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP, que encabezó el vicedecano Cristian Scarpetta.

Allí, los H.I.J.O.S repudiaron el ataque a la presidenta de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo y aclararon que los agresores no pertenecen al organismo de Derechos Humanos que reúne a los hijos de los desaparecidos de la capital de la provincia.

Durante la sesión se aprobó por unanimidad un documento que repudia “la actitud filo fascista de las agrupaciones y organizaciones políticas, sociales y de Derechos Humanos, en la marcha que realizaron el lunes en plaza San Martín, al quemar un muñeco con la figura de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini”.

“Hijos (como se autodenominan quienes organizaron la quema del muñeco en el marco de la marcha de la Multisectorial) no tienen legitimidad y son usurpadores del nombre”, ratificó Baibiene. Y subrayó: “En nuestra organización no podemos tener esa actitud nazi porque nosotros aprendimos a caminar de la mano de las madres. Cualquiera que salga hablar desde la Regional La Plata no puede manchar a las Madres”.

Mercader, insistió en diferenciar al grupo que encabezó la agresión a Hebe con la Regional La Plata de H.I.J.O.S. En primera instancia señaló que no utilizan los puntos en la sigla, por lo que no son parte de la organización Hijos e Hijas por la Identidad y la Justicia, contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S). Además, puso en duda que sus integrantes sean hijos de desaparecidos.

En la sesión del órgano máximo de gobierno de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP repudiaron los daños que sufrió un Mural que representa el fin de la última dictadura militar, ubicado en 55 entre 7 y 8 donde funcionó el Destacamento 101 del Ejército, un organismo desde donde se coordinó la tortura y muerte de militantes y desde donde se organizó la apropiación de bebés.

Durante el evento, el profesor Carlos Ciappina consideró que “quemar banderas e insignias de cualquier orden, históricamente fue algo relacionado con lo oscuro y es más oscuro aún si lo que se quema está relacionado con Hebe de Bonafini”.

 

Hijos que no son H.I.J.O.S

El ataque a las Madres de Plaza de Mayo significó un nuevo ataque a la totalidad de los organismos de derechos humanos. Y los medios de comunicación aportaron, desde una aparente inocencia y confundiendo los nombres, a robustecer la afrenta iniciada desde la izquierda el lunes 23 durante la marcha por el Día de la Memoria en La Plata.

El jueves por la noche, la Red Nacional de H.I.J.O.S emitió un comunicado en el que aclararon que “el grupo de personas que se identifica como ‘HIJOS La Plata’ fue expulsado en el año 2007 de la Red Nacional, por no compartir los puntos básicos de la agrupación ni las formas de construcción política de nuestra Red, que en pocos días cumplirá 20 años de historia y lucha abrazando a las amadas Madres de Plaza de Mayo”.

Durante todo el jueves, los canales de TV reprodujeron el comunicado de ese grupo marginal y comunitario que se adjudicó el ataque a Hebe, mencionando como culpables a los hijos de desaparecidos de La Plata, sin ninguna aclaración ni distinción. Lo mismo reprodujeron los diarios oligopólicos: “la agrupación H.I.J.O.S La Plata –integrante de la Multisectorial- habían reconocido ser los autores”, escribió el diario Clarín en la nota que llevó en tapa.

En su comunicado, la Red Nacional de H.I.J.O.S ya había advertido que es una organización “con regionales en distintos puntos del país y una Red Internacional en diferentes lugares del mundo. Todos, absolutamente todos los integrantes de este colectivo somos hijos e hijas de la historia de militancia de las Madres y las reivindicamos como siempre”.

Y aclararon: “en la ciudad de La Plata, la regional que sí integra esta Red usa, como todas las demás, los puntos entre las letras del nombre, que conforman la sigla de nuestra agrupación. Lamentablemente, hay un grupo minoritario que sigue realizando acciones que manchan nuestro nombre y que nos obligan a dar estas explicaciones”.

En sintonía, Felipe Bellingeri, de H.I.J.O.S La Plata, explicó a contexto que el otro grupo que usa el nombre del organismo de derechos humanos “es un desprendimiento de la Multisectorial La Plata, Berisso y Ensenada que no tenía organizaciones de Derechos Humanos”. Y completó: “usurparon nuestro nombre, en la letra O le pusieron una estrella para diferenciarse de la Red Nacional y de la Regional. Creo que esto que hicieron (la quema del muñeco de Hebe) tiene el repudio del pueblo argentino y no lo hizo ni (la defensora de genocidas) Cecilia Pando”.