El reloj de la computadora marca las 08:10pm. Hace una hora, aproximadamente, Estela de Carlotto le puso cierre, con un discurso, a una masiva marcha en Plaza de Mayo, en un nuevo aniversario del Golpe de Estado de 1976. Sin embargo, es difícil encontrar la noticia en los portales electrónicos de Clarín y La Nación, así como en el de El Día.

En la página web del autoproclamado “el gran diario argentino”, hay que girar varias veces para abajo la “ruedita” del mouse para encontrar algo. Cuando por fin eso sucede, la información está presentada en cuatro títulos.

En todos, predomina una interpretación negativa de la jornada y se busca golpear al Gobierno Nacional, directa o indirectamente: “Marchas cruzadas por el 24: el Gobierno minimiza la posibilidad de incidentes”; “La 9 de Julio copada por micros para los actos en Plaza de Mayo”; “Bonafini: ‘Scioli apoyó la dictadura’”; y “Nora Cortiñas: ‘Un Milani en las Fuerzas Armadas es un retroceso’”.

En Lanacion.com, el descenso no tiene que ser tan profundo. Con menos scroll del ratón aparece un post con declaración de la Presidenta de Abuelas de Plaza Mayo. Pero no el foco, otra vez, no está puesto en los homenajes del 24 de marzo.

En este caso, en la versión digital del diario de los mitre, el acento está puesto en las dos convocatorias previstas para hoy. “Estela de Carlotto reclamó que el año que viene haya ‘una sola marcha’ por el día de la Memoria”, dice el encabezado.

En ambas plataformas, para llegar al Día de Memoria y la Justicia, hay que pasar decenas de notas referidas accidente aéreo de Francia, el caso Nisman y varias informaciones deportivas.

En Eldia.com, el enfoque es idéntico al elegido por La Nación digital, es decir, la división de concentraciones. En este caso, igualmente, se le da prioridad las actividades encaradas por la Municipalidad de La Plata.

Pero la búsqueda fracasa totalmente cuando es sobre las tapas de la versión papel de estos mismos matutinos. En ninguno (Clarín, La Nación y El Día) el 24 de marzo merece un espacio de desarrollo.

Los tres decidieron, en tanto, tener como título principal de portada la presión tributaria de Argentina. Cada uno a su estilo, se escandaliza del porcentaje que el Gobierno recauda en concepto de impuestos. Pero nada de dicen si hay o no contraprestación. De los diferentes planes de la ANSES, por ejemplo, ni una palabra.

El mismo silencio practicaron en sus primeras páginas Ámbito y La Nueva (ex La Nueva Provincia), de Bahía Blanca, que a pesar de cambiar el nombre no cambió su política editorial.

En infobae.com se pueden leer también declaraciones de Carlotto. En este caso, el objetivo es hacer pensar que la reivindicación es con fines electoralistas: “Este año cuando vayamos a las urnas pongamos también a la memoria en ese sobre”.