Marchas en Brasil para pedir “Fuera Dilma”. Concentraciones en Argentina, convocadas por un sector de la Justicia, en memoria de un fiscal que denuncia a la Presidenta de impulsar un “plan criminal”. Desabastecimiento en Venezuela. Encuestas que repiten hasta el cansancio la baja de la popularidad de Michelle Bachelet en Chile. Y contramarchas “a favor de la democracia” que terminan con policías heridos en Quito.

Mientras un sector de los medios dominantes y la derecha política intentan englobar esos escenarios bajo la idea de un “hastío del populismo”, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, insiste por estas horas en denunciar “una estrategia financiada nacionalmente y concertada internacionalmente”.

El mandatario había desarrollado su hipótesis en un contacto con la prensa la semana pasada, luego de los enfrentamientos entre la policía y sectores no afines a su gobierno, en las ciudades de Riobamba y la capital. Y volvió a repetirla este fin de semana durante su programa sabatino de televisión Enlace Ciudadano.

“Es gente que no tiene nada que perder, es gente que busca incluso que la detengamos para victimizarse”, dijo el Jefe de Estado en relación a los once demorados por las fuerzas de seguridad.

“Son kamikazes, talibanes, que le hacen el favor a la derecha para desgastar a nuestro gobierno y para quitarnos la alegría”, amplió Correa, al mismo tiempo que llamó a “no caer en la trampa de grupos minúsculos cuya pequeñez es inversamente proporcional a su agresividad y a su violencia”.

Durante el envío, Correa repasó imágenes de los incidentes, donde aparecían columnas juveniles a la cabeza de los choques contra los uniformados. Esa secuencia le generó una reflexión: “Qué pena que conviertan a estudiantes en simples garroteros, ¿quién les metió tanto veneno en el alma?”.

Con respecto a la actualidad regional, puso en duda “la casualidad” de que “lo mismo le ocurra a Dilma Rousseff en Brasil, a Nicolás Maduro en Venezuela, a Cristina Fernández en Argentina; o a Evo en Bolivia hasta que arrasó en las elecciones”.

El Presidente pidió pensar por qué “son todos gobiernos de izquierda” los que deben lidiar con situación. “¿A qué gobierno de derecha le ocurre esto?”, se preguntó retórica e irónicamente. “Es la restauración conservadora, es simple politiquería para ver si ganan las elecciones y vuelven al pasado”, respondió.

“Es una estrategia no de reivindicaciones sino de desgaste, lo que no lograron en las urnas lo tratan de lograr con demostraciones de fuerza”, afirmó. “No buscan ayudar a los pobres ni al país, los mueve su odio, su revancha”, agregó.

La semana pasada, en Quito, se movilizaron contra Correa grupos sindicales, indígenas, estudiantiles, entre otros. Según el plenipotenciario, las acciones fueron “un fracaso total” pero fueron agigantadas por las “prensa corrupta”. También aseguró que en Riombamba “no hubo choque de marchas” sino una “emboscada” a la caravana que él encabezaba.

[quote_recuadro]

Pedido de rectificación a AFP

En relación a sus dichos durante el programa presidencial, la Secretaría Nacional de Comunicación acusó de “tendenciosas imprecisiones” a la agencia de noticias francesa AFP (Agence France Presse), a la cual llama a rectificarse.

A través de un comunicado, la SNC denuncia que un cable informativo “descontextualizó” las palabras del Primer Mandatario, quien, según AFP, “habría afirmado que existe infiltración de la CIA para desgastar al Gobierno”.

Si bien Correa nombró a la Central de Inteligencia de Estados Unidos, se aclara que “el Presidente de la República hacía alusión a que en algunas ocasiones, la CIA se ha infiltrado en sectores de la derecha política del país”.

Por lo tanto, según el texto, “en ningún momento se afirmó puntualmente que la CIA está detrás de las marchas del 19 de marzo pasado, ni que la CIA en este caso, sea parte de la campaña opositora de desgaste contra su Gobierno, como pretende confundir AFP”.

“Queda claro así que AFP ha mentido y distorsionado la verdad conscientemente, haciendo una interpretación ligera y tendenciosa; tergiversando las declaraciones del Primer Mandatario, y lo que es peor ha arrastrado en su error a aquellos medios de comunicación que replicaron la nota de la mencionada agencia de noticias”, detalla la misiva.

“De tal manera”, advierten desde la Presidencia, “exigimos a la agencia AFP que se realicen las respectivas correcciones, a medida de su prestigio y buen nombre, y como lo estipula el artículo 18 de la Constitución del Ecuador, para que sus lectores reciban información verdadera y contextualizada”.

[/quote_recuadro]