Por José Welschinger

“Quiero agradecer la presencia de la juventud, esta juventud acumulada”, comenzó el embajador venezolano Carlos Martínez Mendoza, en alusión a la falta de espacio en el auditorio. Luego de extender sus agradecimientos en nombre del pueblo y del gobierno de Venezuela, el embajador continuó bromeando: “Más que algo que nos haga sentir mal, para mí es una condecoración lo que nos dieron”, haciendo alusión a las sanciones que les impuso el gobierno de Estados Unidos el pasado 9 de marzo. Martínez Mendoza también aprovechó para agradecer a las autoridades presentes, y a la Universidad de La Plata, sobre la que comentó: “Esta universidad ha sido una trinchera de resistencia”.

Para expresar su perspectiva al respecto de lo sucedido en Venezuela durante las últimas semanas, el embajador decidió contextualizar históricamente la situación de América Latina. “La materialización de éste proceso, fue posible gracias a la cultura de la resistencia de los años 70 y 80. Ustedes, las generaciones siguientes, no pueden perder por ningún motivo esta capacidad; primero de irreverencia, segundo de rebeldía, y tercero de resistencia”, aseguró Martínez Mendoza.

“Lo que hoy nos pasa está inmerso en la historia de nuestros pueblos. Es impresionante el paralelismo que existe entre la situación actual y los años de la independencia. Incluso podríamos recortar los hechos, y retrotraernos a lo que fue el proceso de resistencia colonial y el proceso de emancipación del siglo XIX”. El embajador relató luego las dificultades con las que se enfrentaron los patriotas de la independencia, y cómo desde las potencias centrales se intentó constantemente diluir la unión entre las naciones latinoamericanas: “Desde aquí se había intentado convencer a los caballeros de Europa, que lo que estaba pasando no era una rebelión de salvajes, sino que aquí habían ideas. Los latinoamericanos fuimos los primeros en hablar de democracias populares”.

Trazando paralelismos, Martínez Mendoza desarrolló cuáles eran según su opinión las continuidades históricas de la política en América Latina: “Lo que hoy sucede en nuestros países no es diferente. Siempre las oligarquías portuarias fueron adversas a las revoluciones, por la cultura y por las condiciones de esas ciudades; tanto en Argentina como Venezuela. Ya los dos prohombres de América, San Martín y Bolívar, habían notado esto cuando se propusieron la libertad del continente. Personalmente creo que aquello que más deben haber discutido en aquel encuentro de Guayaquil fue cómo evitar, luego de la independencia de Suramérica, su fraccionamiento en una veintena de países, como efectivamente después sucedió. Las élites portuarias tenían la idea de patria chica, y así vinieron las guerras entre nuestras patrias, siempre animadas por las potencias imperiales”.

Regresando a la coyuntura, el embajador afirmó que “la patria no es un cliché ni una quimera, la patria grande es una realidad: el despertar de nuestras naciones, casi al unísino, en el siglo XXI, no es ninguna casualidad”. Luego comentó que de aquel proceso independentista del siglo XIX nos quedaron los componentes ideológicos para sostener nuestra soberanía.

Al respecto del momento político, el diplomático no pudo dejar de comentar: “Qué casualidad que se estén dando tantos movimientos en oposición a los gobiernos al mismo tiempo en nuestra región. No es casual, es el producto de una estrategia política global”. Así, enfatizando en la necesidad de generar lazos que permitan superar los intentos de desestabilización, Martínez Mendoza aseguró que: “Argentina es hoy la última línea de defensa de los procesos populares, por el desarrollo científico y tecnológico”. Sobre este aspecto, el embajador abogó por la creación de un Consejo de los Pueblos, que fuera un espacio de debate donde pudieran participar todos los gobiernos, “No sólo los de izquierda”; y donde fuera posible discutir en términos económicos, políticos y humanísticos, las experiencias con el capitalismo y con el neoliberalismo.

 

Sobre las sanciones de Obama a Venezuela, opinó: “Estas medidas que nos impone Estados Unidos nos llevan a fortalecernos desde la unidad. No es nada fácil lo que conseguimos construir en los últimos años, la integración de los pueblos y los gobiernos mediante organismos como UNASUR y CELAC”. Sin embargo, el diplomático enfatizó su alegría respecto de lo sucedido en la Organización de los Estados Americanos: “Quisiera agradecer y felicitar a los argentinos por la defensa que ayer hizo Héctor Timerman a Venezuela en la OEA. Sin embargo, la demostración del cerco mediático está en que esa debió haber sido una de nuestras principales noticias del día. [Timerman] Fue duro y contundente. Eso recalca la condición de Argentina”. También comentó que desde Venezuela se esperaba un buen desempeño por parte del canciller de uruguayo en la OEA: “Ojalá sea una OEA donde todos tengamos el mismo lugar”.

Sobre la cuestión política interna de su país, Martínez Mendoza opinó: “El segmento no democrático, golpista, tiene una campaña de terror dentro de la propia oposición. Ellos cuentan con los recursos, los instrumentos y sobre todo la maldad para que todo el que asome de esa oposición a intentar negociar, conciliar o disentir (por razones de su condición democrática), quede apartado y aislado”.

Concluyendo, el embajador subrayó las conquistas de los gobiernos populares, a la vez que advirtió: “Es muy importante defender la integración y la unidad que hemos conseguido. Necesitamos que estos espacios se conviertan en instrumento de los pueblos, para que podamos conocernos entre todos. Desde Venezuela nos sentimos identificados con la causa de la soberanía, la integración, y la autodeterminación de los pueblos”.

 

[quote_recuadro]

Carlos Martínez Mendoza: “No estamos solos en el mundo”

En diálogo con Contexto, el embajador venezolano Carlos Martínez Mendoza opinó también al respecto del apoyo que el gobierno de Maduro está recibiendo desde otros continentes:

“Esa es la mejor demostración de que no estamos solos en el mundo. Tenemos el apoyo irrestricto de los hermanos en la región, pero también tenemos hermanos en otras regiones, o quizás primos. Hemos recibido el abrazo del pueblo y el gobierno de Rusia, China, India, Vietnam. Hay un marco de solidaridad internacional que deja perfectamente claro lo que está diciendo Venezuela; y de estos amigos hemos recibido un apoyo que para nosotros es muy validero”.

Luego, el diplomático habló de la resolución aprobada los pasados días en el Parlamento Europeo, que respalda los decretos ejecutivos emitidos por el gobierno de Washington:

“No te extrañe que ese Parlamento esté mediatizado por los Estados Unidos. A ellos también tendremos que enfrentar. Habría que preguntarles en Europa qué estarán pensando allá en España, Portugal, o Grecia”.

Finalizando, Martínez Mendoza se pronunció al respecto de la velocidad de respuesta demostrada por el bloque diplomático de Unasur y CELAC:

“Ese es el producto de la unidad y de la construcción, tenemos ahora la mejor demostración de lo que nos dejaron gigantes como Néstor Kirchner y Hugo Chávez, junto a Correa, Dilma, Evo, y también Cristina. Este es el resultado de todo eso”.

[/quote_recuadro]