“De la mano de procesos populares y de los gobiernos que no se parecen a sus pueblos, sino que son sus pueblos, las mujeres van transformándose en sujetos históricos y en sujetos políticos, no ya solamente en víctimas”. La frase fue pronunciada por la Decana de Periodismo y Comunicación Social, Florencia Saintout, que cerró el panel conformado por mujeres en el acto de conmemoración por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que el ministro Carlos Tomada encabezó en el Ministerio de Trabajo de la Nación. Allí, junto a otras referentes políticas y de género, se pusieron en discusión las marcas del patriarcado sobre el mundo del trabajo, y el titular de la cartera destacó los Convenios Colectivos de Trabajo “como un antídoto a la discriminación dentro del mundo laboral”.

El encuentro fue en la sede del ministerio, en la Capital Federal. En un salón colmado, y con el título “Umbrales de derechos para la igualdad en el trabajo”, Tomada encabezó el acto que tuvo un panel compuesto por la decana y pre candidata a intendente de La Plata; la decana de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, Graciela Morgade y la periodista del diario Página/12, Marta Dillon, en el que repasaron el lugar de la mujer en el mundo del trabajo, un lugar histórica y simbólicamente dominado por el varón.

“Mujer no se nace, se hace”, reflexionó Saintout en ese escenario. “Y esto es importante recordarlo, porque nos hemos hecho como mujeres en condiciones profundamente desiguales”, subrayó la concejala platense por el FPV Nacional y Popular.

“El espacio donde se ha inscripto históricamente el trabajo se ha hecho con las marcas absolutas del patriarcado, que no sólo ha privado del espacio público a las mujeres, sino también a ‘los no machos’, ‘los no blancos’, ‘los no adultos’, los ‘no sujetos’”, remarcó Saintout.

La decana remarcó las resistencias de las mujeres y advirtió sobre la cercanía del Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia, para homenajear la lucha de las Madres de Plaza de Mayo, que se llevaron el aplauso más cerrado de la jornada.

Por esa senda, subrayó la importancia de que el debate se realice en el Ministerio y durante el actual gobierno, quienes han tomado decisiones que calificó de revolucionarias, como “pensar que el trabajo en las casas particulares es un trabajo: en la Argentina ya no hay sirvientas”, o destacar que la lucha contra violencia contra las mujeres es una política de Estado.

“Son decisiones que vamos a defender. Pensar en mujeres y trabajo es pensar en estas políticas”, dijo Saintout. Y concluyó: “Tenemos que seguir imaginando y seguir avanzando”.

La charla fue encabezada por el Ministro Tomada, quien resaltó los convenios colectivos como un antídoto a la discriminación y que “establecen y consolidan la igualdad en los lugares de empleo”. En ese rumbo, aseguró que la cartera “es un Ministerio militante contra la violencia laboral y la trata”.

“Hay que continuar poniendo esos temas sobre la mesa para discutirlos. Una sociedad como la argentina, con todo lo que atravesó, no puede permitir ningún rasgo de violencia”, subrayó el ministro.

La decana Graciela Morgade definió a la mujer como “una construcción cultural e histórica” y estimó que es “un sujeto contextualizado” que aun hoy “sigue padeciendo discriminación, opresión y violencia”.

El encuentro fue realizado con la idea de que los derechos alcanzados son la base para seguir consolidando políticas de Estado y asegurar su continuidad para construir “un país libre de violencias y discriminación, con más equidad e inclusión”, señalaron desde el ministerio.

El encuentro fue realizado en conmemoración del 8 de marzo, una fecha emblemática en la lucha por los derechos de las mujeres, en la que se recuerda la movilización que recorrió en 1908 las calles de Nueva York exigiendo mejores salarios, derecho al voto, reducción de jornada y condiciones laborales dignas, que culminó con 129 mujeres muertas en una fábrica textil.