Como sucedió con varias generaciones de argentinos, la Facultad de Trabajo Social de La Plata eligió a Estela de Carlotto como un faro para marcar el camino a seguir en la permanente defensa de la Memoria la Verdad y la Justicia.

Por lo que representa, la Presidenta de Abuelas de Plaza Mayo fue galardonada ayer con la primera edición del premio Liliana Ross y que será entregado cada año a referentes de Derechos Humanos.

“Las abuelas supimos que teníamos que seguir caminando porque no nos iban a devolver a nuestros niños”, dijo Carlotto al recibir la distinción que toma su nombre de una estudiante desaparecida en 1976,

“Hoy, Liliana vive y la continuidad de su memoria está en todos los jóvenes”, manifestó Carlotto, quien también pidió dejarles a los jóvenes “una mirada de vida y no de muerte”.

Pronta a pasar su primer 24 de marzo junto a su nieto recuperado, llamó a “transformar la tristeza en una sonrisa por la democracia más larga de la historia”. Junto a Liliana, recordó a su hija Laura y habló del “amor convertido en lucha”.

Desde la casa de estudio, la decana María Alejandra Wagner describió como “un honor” la posibilidad de homenajear a Carlotto por su resistencia en dictadura y su coherencia hasta el presente.

El discurso de la protagonista de la jornada arrancó una ovación y un largo aplauso de pie por la concurrencia, donde estuvieron presentes los familiares de la joven que inspiró el nombre de la mención.

“Este acto es un alimento para mi alma. Por eso les prometo seguir luchando por todos, por ustedes y por el nunca más”, concluyó Carlotto.

El reconocimiento formó parte del cronograma de actividades pautadas para el “Mes de la memoria”, desarrollado por diversas unidades académicas de la UNLP, y que ofrecerá actividades y eventos diarios durante el mes de marzo.

[quote_recuadro]

 ¿Quién fue Liliana Ross?

La entrega del premio fue aprobada por unanimidad el pasado viernes 13 de marzo por el Consejo Académico de Trabajo Social, y será entregado en cada Semana de la Memoria, que se organiza allí desde 1994.

Liliana Irma Ross fue una estudiante de Trabajo Social detenida desaparecida el 10 de diciembre de 1976, que había ingresado en 1974 para formarse como Visitadora de Higiene en 1974.

Conocida como “la lechuguita” o “la rusita” en su Chacabuco natal, también tenía una fuerte formación artística: había formado un grupo de folklore en el que cantaba, tocaba la guitarra; y era profesora de guitarra y piano.

Según fuentes de Trabajo Social, Liliana había comenzado con su militancia barrial con un grupo de trabajo parroquial.

Ya en la capital bonaerense, fue “chupada” en la vía pública cuando 21 años y estaba embarazada de cuatro meses. Por testimonios de sobrevivientes pudo saberse que permaneció detenida en el Regimiento de Infantería de 1 y 60.

Sus restos fueron encontrados en un cementerio del Gran Buenos Aires y luego pudo saberse que estuvo en cautiverio durante un mes y medio. En 2011, su cuerpo fueron devueltos a Chacabuco, con un homenaje en el Concejo Deliberante.

[/quote_recuadro]