“Lo arrancaron, lo talaron, lo amputaron, lo retorcieron. Lo arrastraron mil quinientos metros y lo arrojaron a una zanja”. La frase es del concejal de Tandil por el FPV, José Ignacio Fosco, quien ayer denunció el ataque a una señalización de Memoria, Verdad y Justicia en esa localidad. La señalización agredida es un cartel de calle que nombraba la vía de acceso a uno de los Centros Clandestinos de Detención de esa ciudad con el nombre “Dr. Carlos Alberto Moreno”, el abogado de los trabajadores de Loma Negra asesinado en la dictadura cívico militar, por cuyo homicidio fueron condenados tres militares y dos civiles. De la sentencia de ese juicio, ayer se cumplieron tres años. Las Secretarías de Derechos Humanos de la Provincia y de la Nación, y otros organismos también repudiaron la agresión.

“Este tipo de hechos son un atentado ante los avances de la justicia frente a los delitos de lesa humanidad”, indicó en un comunicado la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que repudió “la intolerancia de grupos minoritarios”, a los que consideró “inadmisibles” a 31 años de haber recuperado la democracia en el marco del respeto de los derechos humanos.

También la Dirección Provincial de Políticas Reparatorias de la Secretaría de la Provincia, expresó su repudio al episodio que fue denunciado inicialmente por la directora del Área de Derechos Humanos de la Universidad del Centro (UNICEN) de esa ciudad, Maria Nazabal, y el concejal del FPV.

“La señalización tiene una doble simbología, porque empieza donde estuvo en cautiverio mi padre, torturado y luego asesinado, y termina en una cantera, que es un espacio donde se desarrolló una actividad con la que mi padre estuvo muy vinculado, a través de la defensa de los trabajadores de AOMA”, explicó a Contexto Matías Moreno, hijo del abogado laboralista y director de Formación de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. Y completó: “Y a la vez, es la zona donde se lo vio con vida por última vez”.

Ayer, Fosco presentó una minuta de Comunicación desde el Concejo Deliberante de Tandil para que el Ejecutivo municipal restituya la señalización de la calle. En la denuncia pública, el concejal kirchnerista explicó que “la calle lleva el nombre de Moreno por una Ordenanza (Municipal N° 12.943, de julio de 2012) desde hace casi tres años, y nombra al tramo que va desde la calle Juan Manuel de Rosas hasta la entrada de la ex Cantera Carba en Tandil”.

El cartel, “le da nombre a ese espacio de circulación que nace donde mataron al abogado laboralista en 1977, que era el Centro Clandestino de Detención, Tortura y Muerte denominado Quinta de los Méndez”, subrayó. Y denunció el accionar de “manos oscuras”.

Se trata del tercer ataque a una señalización que se produce en Tandil. En los años anteriores, en los días previos al 24 de marzo, fue atacada la señalización con la frase “Memoria, Verdad y Justicia”, que señala el ex centro clandestino.

Moreno era militante de la Juventud Peronista y abogado laboralista de los obreros de AOMA, la asociación que nucleaba a los obreros de las cementeras, entre ellas, Loma Negra. En 1977 fue detenido, torturado y asesinado. Por ese crimen, el 16 de marzo de 2012 el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Mar del Plata condenó a prisión perpetua a los ex militares Julio Alberto Tomassi, Roque Papalardo y José Luis Ojeda, y a 15 y 11 años de cárcel a los civiles Felipe y Julio Méndez. En el mismo juicio, el tribunal ordenó investigar a los integrantes del directorio de Loma Negra que conducía la fallecida Amalia Fortabat.

El ataque fue repudiado también por la dirección de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de La Plata.